Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

S&P rebaja la calificación a quince bancos italianos por la amenaza de recesión en Italia

Standard & Poor'stelecinco.es

La agencia de 'rating' Standard & Poor's (S&P) ha rebajado este viernes la calificación de quince bancos italianos y aduce que posible entrada en recesión de Italia podría conllevar ingentes pérdidas a los inversores y prestamistas.

En el comunicado, S&P ampara esta rebaja en la "recesión potencialmente más profunda y prolongada de lo previsto" con la que tendrá que lidiar el Gobierno de Mario Monti, lo que implica un aumento de la "vulnerabilidad de los bancos italianos".
"En este contexto, el efecto combinado del creciente problema de los activos y de la reducción de la cobertura de la pérdida de los fondos de las reservas hace a los bancos más vulnerables a un impacto de unas pérdidas crediticias más elevadas", añade S&P.
Entre otros, S&P ha rebajado la calificación al Monte dei Paschi di Sienda, uno de los principales bancos italianos, que está haciendo frente a una profunda reestrcuturación después de pedir ayuda pública en junio. La rebaja ha sido de un escalón, de 'BBB' a 'BBB-', lo que denota una calidad crediticia aceptable o media, aunque con cierta sensibilidad en entornos adversos.
La Unione di Banche Italiane, el quinto banco de Italia, también ha sufrido una rebaja de un escalón (de 'BBB+' a 'BBB'), así como Banca Carige (de 'BBB-' a 'BB+') y Dexia (de 'BB-' a 'B+'). En cambio, S&P ha mantenido la nota 'BBB+' a Mediobanca, Intesa Sanpaolo y Unicredit.
La economía italiana se encamina hacia la recesión, según constatan los datos del primer trimestre de este año, en los que registra la tercera caída consecutiva de la actividad económica y la mayor contracción económica en los últimos tres años.
Al igual que España, Italia lucha por aplacar los embates de los mercados, que provocan el ascenso de la prima de riesgo y del interés por la deuda a largo plazo, y las caídas en la Bolsa. La posible ayuda financiera a través del fondo de rescate temporal o permanente, que Italia o España deberían pedir, se ha aplazado junto con la compra de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE), lo que ha contribuido a la inestabilidad de los mercados.
No obstante, Monti asevera que todavía es pronto decidir si el sector bancario italiano requerirá de un rescate como España debido a los altos intereses de la deuda italiana.
Una rebaja de la calidad crediticia de la deuda-país anunciada por la agencia Moody's en julio desató las críticas en Italia por sus "siempre injustificados e infundados" informes, en palabras del ministro de Industria, Corrado Passera.