Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Samaras asegura que la recesión terminará el año próximo y que no habrá más ajustes

El primer ministro griego, Antonis Samaras, ha asegurado que la recesión, instalada en el país desde hace seis años, terminará el año próximo y se ha comprometido a que no habrá más ajustes más allá de los ya pactados con los prestamistas internacionales.
"No serán necesarias nuevas medidas más allá de lo que ya se ha acordado. El país no puede siquiera hablar de más medidas", ha afirmado Samaras durante su intervención en la Feria Internacional de Tesalónica, una convención sobre economía, según recoge el diario griego 'Kathimerini' en su edición digital.
En cuanto a las previsiones, ha augurado que el crecimiento podría ser positivo en 2014 y que se recuperará el nivel anterior a la crisis antes de 2020 gracias al crecimiento de sectores como la energía o el turismo y con el avance del proceso de privatizaciones.
Este mismo viernes el Gobierno reveló una cifras de contracción del PIB ligeramente mejores de lo esperado para el tercer trimestre (-3,8 por ciento, por debajo del 4,6 previsto) y Samaras ha asegurado que en el conjunto del año quedarán por debajo del 4,2 por ciento que pronostica la 'troika'. Desde 2008, la economía griega ha perdido un 23 por ciento de su riqueza y ha recibido dos rescates por 240.000 millones de euros.
Samaras ha recordado que en anteriores ocasiones los discursos de primeros ministros en esta feria han servido para anunciar recortes, pero ha asegurado que esta vez no es así y ha defendido la política de ajustes impuesta por la 'troika' --Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea-- frente a la postura de la oposición griega. "¿La oposición cree que no veo el paro, que no puedo sentir el dolor?", se ha preguntado. "Eso es precisamente lo que intento combatir", ha argumentado.
Mientras, en la ciudad ha habido una manifestación de protesta y en apoyo a los trabajadores del sector público que perderán sus empleos con los planes del Gobierno. Unos 4.000 policías han sido desplegados para preservar la seguridad.