Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos confía en que el ELN "entre en razón" y libere a los secuestrados para iniciar el diálogo de paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha confiado en que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) "entre en razón" y libere a los secuestrados, requisito previo impuesto por el Gobierno para iniciar el diálogo de paz acordado.
Santos ha reclamado al ELN "muestras de paz". "No nos olvidemos de que nosotros representamos la institucionalidad y abrimos el camino para que un grupo insurgente deje las armas y haga política, pero el mínimo es que renuncien al secuestro y liberen los secuestrados", ha insistido, en una entrevista concedida a Caracol Radio.
Hasta entonces, "seguimos en la guerra", ha recalcado, al tiempo que ha aprovechado para aclarar que el diálogo de paz transcurrirá en el marco del conflicto porque, al igual que con las FARC, no habrá alto el fuego hasta llegar a un acuerdo definitivo.
Además, ha reiterado que, si bien "la paz es una", las negociaciones con el ELN y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son distintas. "Las FARC tienen un proceso que se encuentra marchando y yo creo que no tiene freno. No vamos a esperar a nadie", ha sostenido.
Así, el inquilino de la Casa de Nariño ha confiado en que el ELN "entre en razón" para poder "iniciar la fase pública de las negociaciones y hacer coincidir los tiempos de la terminación del proceso con las FARC en su parte de implementación".
Santos también ha aludido a la llamada etapa del postconflicto, en concreto para referirse a las obligaciones que surgirán para las FARC en materia de reparación, incluida la económica. El líder conservador se ha mostrado seguro de que la guerrilla tiene dinero pero "no hemos podido descubrir dónde está".
Una vez firmada la paz con los dos grupos armados, la presión de la Fuerza Pública --militares y policías-- pasará a las bandas criminales, integradas principalmente por ex paramilitares y guerrilleros dedicados ahora de lleno al narcotráfico.
"No son tantos pero son muy hábiles en generar miedo. Por ejemplo, utilizan las redes sociales y con cuatro o cinco 'tweets' generan pánico, como en Montería, donde dijeron que iban a atacar colegios y los padres de familia decidieron no mandar a sus hijos a estudiar", ha relatado.
Santos ha subrayado que la justicia transicional diseñada para las guerrillas y los agentes del Estado no servirá para las bandas criminales, por lo que ha invitado al Clan Úsuga, una de las más potentes, a entregarse a las fuerzas de seguridad. "No podemos darle interlocución política", ha afirmado.
En cualquier caso, ha subrayado que la Fuerza Pública seguirá con su ofensiva al crimen organizado y que para ello contará con la ayuda de la Casa Blanca. "Estados Unidos nos van a ayudar con inteligencia", ha revelado.