Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santos admite que "algunos" niños muertos de hambre en La Guajira estaban bajo la protección del Gobierno

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha admitido este miércoles que "algunos" de los niños que han muerto en el departamento de La Guajira, en el norte, a causa del hambre estaban bajo la protección del Gobierno.
"Algunos de los niños que han muerto estaban bajo la protección, bajo el amparo, del Bienestar Familiar", ha dicho tras presidir una inédita reunión con las autoridades de todos los niveles de gobierno de La Guajira para buscar soluciones.
"¡No se puede morir ni un solo niño por desnutrición, ni en La Guajira ni en ninguna parte del país! (...) La muerte de uno solo es una vergüenza para el país", ha afirmado Santos en una rueda de prensa celebrada en la Casa de Nariño.
El líder conservador ha subrayado que su Gobierno es el que más ha invertido en La Guajira, una de las zonas más pobres de Colombia, pero "se han presentado fallas que se están corrigiendo". "Sabemos que falta mucho por hacer", ha señalado.
Santos ha destacado que, durante su mandato, se ha duplicado el suministro de agua en La Guajira, pasando del 22 al 44 por ciento, y se ha aumentado la cobertura de los programas de seguridad alimentaria, logrando "la atención inmediata del cien por cien de los casos de desnutrición así como los que entraron en riesgo de desnutrición".
Entre los nuevos planes, ha mencionado la construcción de una carretera para conectar La Guajira con el resto de Colombia. "El llamado para todos, la gobernadora, los alcaldes, las autoridades, es que actuemos unidos y coordinados para hacer nuestra parte por las familias y los niños guajiros", ha instado.
LOS NIÑOS WAYUÚ
La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha ordenado a Colombia adoptar medidas cautelares al considerar que "la vida e integridad personal" de los wayúu, la población indígena de La Guajira, "está en riesgo en vista a la falta de acceso a agua potable".
La escasez de agua, que se debe a la naturaleza desértica de La Guajira y a los proyectos mineros que han proliferado en los últimos años, ha llevado a los wayuú a un estado de desnutrición que se ha cobrado la vida de casi 5.000 niños en ocho años.
La líder wayuú María Tiller, de la Asociación Indígena Alejia Wakuaipa (Retorno a Nuestra Cultura), ha denunciado en 'El Espectador' que la crisis nutricional en La Guajira ha sido ignorada por las autoridades colombianas.
"Las comunidades deben ir hasta la carretera a buscar agua o ubican molinos o pozos cercanos, hablo de aproximadamente 15 kilómetros de distancia o hasta 20. La realidad de todas estas comunidades que están allí es la ausencia del Estado", ha sostenido.