Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Save the Children denuncia la devolución a Grecia de niños "tiritando, mojados y desorientados"

Save the Children ha denunciado en un comunicado la devolución de cerca de 1.500 refugiados e inmigrantes a Grecia que, tras pasar varias semanas varados en el campo de Idomeni, decidieron cruzar este lunes la frontera con Macedonia atravesando un río y bordeando la valla fronteriza.
"Después de semanas esperando en condiciones cada vez más terribles, las familias se han ido pensando que ya no tenían nada más que perder", ha lamentado una trabajadora de la ONG sobre el terreno, Tanya Steele. "Han preferido meterse en un río peligroso con frío, cruzando hacia un futuro incierto, que quedarse en un limbo que les pueda devolver al mar Egeo", ha añadido.
Save the Children ha denunciado las violaciones del Derecho perpetradas por las autoridades macedonias, que en la noche del lunes al martes transportaron en camiones a decenas de refugiados de vuelta al otro lado de la frontera, entre ellos niños "tiritando, mojados y desorientados".
"Los refugiados, muchos de los cuales han huido de Siria, Irak y Afganistán, tienen el derecho a que se evalúen sus solicitudes de asilo de forma individual y las devoluciones en masa suelen vulnerar este derecho", ha recogido la nota.
Los profesionales de Save the Children han presenciado "impactantes escenas" de inmigrantes que se desmayaron anoche en la carretera y necesitaron atención médica en el pavimento, al raso y con lluvia. La ONG proporcionó mantas y ropa de abrigo a cientos de personas que quedaron bloqueadas tras cruzar Idomeni. En total, cerca de 4.000 refugiados intentaron cruzar el río para llegar a Macedonia, muchos con niños a las espaldas.
La ONG ha criticado la "vergonzosa respuesta" de los líderes europeos a la crisis migratoria, "que tratan a la gente como moneda de cambio y les deja abandonados sin ninguna opción de futuro". Además, ha subrayado el peligro que representa para los menores el acuerdo UE-Turquía que les obligaría a tomar rutas más peligrosas, convirtiéndoles en "blanco fácil" de las redes de trata.
En este sentido, Save the Children ha instado a los líderes europeos que establezcan rutas seguras para los que buscan asilo, incluyendo la reunificación familiar.