Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sebastien Bellin vuelve a ver a sus hijas 40 días después de los atentados en Bruselas

El ex jugador de baloncesto, gravemente herido en los atentados al aeropuerto de Bruselas, ha cumplido su mayor deseo: Volver a ver a sus niñas.  Sebastien Bellin, tras 41 días  en un hospital belga ha recibido la visita de sus dos hijas, en las que no dejó de pensar tras volar por los aires a causa de una de las explosiones. Su imagen, en un charco de sangre de aquel día, contrasta con la del ansiado encuentro con Cecilia y Vanessa.

Sebastien Bellin recibió hace un mes la visita de su mujer, al ser herido grave en los atentados terroristas del aeropuerto de Bruselas el pasado mes de marzo. Sus hijas, sin embargo, no pudieron, porque les era imposible viajar desde EEUU e interrumpir sus clases.
Un mes y medio después, Bellin, aun en una cama de hospital confiesa su felicidad al verlas, al poder abrazarlas, según publicó la CBSNews.
"Yo no quería que mis hijas crecieran sin padre. Todo salió bien, todo salió lo mejor posible. Estoy manteniendo mis piernas, estoy vivo y mis dos niñas acaba de entrar en la habitación. Así que todo va a estar bien."
La imagen del ex jugador de baloncesto de 37 años ensangrentado en el piso de Zaventem apareció en todas las portadas. Fue uno de los 270 personas heridas en los atentados que convirtieron a Bruselas, capital de Europa, en el centro de la masacre terrorista.
Poco después aseguraba que en ese momento su primer pensamiento fue en sus hijas:  "Tengo que ver a mis hijas otra vez, tengo que ver a mis niñas."
Bellin ha cumplido su sueño y esto lo hace sentir afortunado, aunque haya tenido que pasar cinco veces por el quirófano y aún no puede andar, ni ponerse en pie.
Este momento junto a Cecilia y Vanessa, de cuatro y siete años, es indescriptible para este hombre que, a pesar de su estado, se siente fuerte para enfrentar la vida, porque "si se puede superar esto, se puede superar cualquier cosa."