Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seúl insta a Pyongyang a que "cumpla lo acordado" y lleve a cabo la reunificación familiar

El ministro de Unificación de Corea del Sur, Ryoo Kihl Jae, ha instado este miércoles a Pyongyang a que "cumpla lo acordado" y lleve a cabo la reunificación de las familias separadas por la frontera que divide la península después de la guerra de Corea entre 1950 y 1953, según ha informado la agencia de noticias surcoreana Yonhap.
Corea del Norte "debe mantener lo que ha prometido y cumplir lo acordado", ha asegurado Ryoo durante un foro celebrado en la capital surcoreana.
Ryoo ha considerado que las dos Coreas podrían alcanzar "otro" acuerdo si el Norte cumple lo acordado, aunque no ha dado ningún detalle sobre ese posible nuevo tratado.
Pyongyang rechazó la reciente propuesta de Seúl de llevar a cabo la unificación de las familias separadas a finales de este mes debido, entre otras cosas, a las actividades militares programadas de forma conjunta entre Corea del Sur y Estados Unidos.
La semana pasada, Corea del Norte pidió la detención de los ejercicios militares ante la posibilidad de que la situación de la península se convirtiera en "una catástrofe", ya que Pyongyang ha considerado los entrenamientos militares como un ensayo para una futura guerra nuclear.
Por su parte, Corea del Sur ha asegurado que la estrategia de Pyongyang es "engañosa" y ha descartado paralizar los entrenamientos conjuntos, que tendrán lugar desde finales de febrero hasta el mes de abril. La propuesta de Corea del Norte "no es nada más que propaganda y retórica", ha asegurado Ryoo.
Las dos Coreas permanecen en estado de guerra después de que el conflicto que mantuvieron entre 1950 y 1953 se saldara con un alto el fuego con una zona desmilitarizada alrededor del paralelo 38 y sin la firma de un tratado de paz.
Desde entonces, ambas han celebrado más de una decena de reuniones desde la cumbre clave que se celebró en 2000, tras la que se reunieron más de 21.700 personas separadas desde la guerra.