Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo arrebata al juez federal las investigaciones contra Lula por Petrobras

El Tribunal Supremo de Brasil ha ratificado este jueves la decisión individual del magistrado Teori Zavascki, según la cual será el alto tribunal quien investigue al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por su presunta implicación en el escándalo de corrupción de Petrobras, en lugar del juez federal Sergio Moro, que instruye el caso completo.
Zavascki defendió en su momento las pesquisas contra el líder izquierdista, pero se pronunció a favor de que fueran derivadas al Supremo para evitar futuras anulaciones del proceso judicial, según informa Agencia Brasil.
"Para el Poder Judicial, sobre todo para el Supremo, es importante que todo se haga con estricta observancia de la Constitución. Eventuales excesos que puedan cometerse con la mejor de las intenciones (...) podrían provocar el resultado contrario", esgrimió.
Por su parte, l Abogado General de la Unión, José Eduardo Cardozo, ha aprovechado para alabar la investigación de Moro, aunque ha insistido en que su decisión de publicar los audios de las conversaciones telefónicas entre Lula y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, fue ilegal.
Los investigadores sospechan que Lula es el propietario de un tríplex de lujo en Sao Paulo que habría recibido como soborno de una de las empresas constructoras que pagó comisiones a cambio de recibir contratos públicos de Petrobras.
Rousseff ha decidido incluir a Lula en el Gobierno como jefe de la Casa Civil --una especie de súper ministro-- para convertirlo en aforado, lo que obliga a derivar su caso al Supremo, donde la mayoría de los magistrados han sido nombrados por ella o él.
La designación de Lula ha agravado la crisis política que comenzó el año pasado cuando el Congreso inició un proceso de 'impeachment' contra Rousseff por maquillar las cuentas públicas de 2014. El Parlamento decidirá en abril si somete a la presidenta a un juicio político.