Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El TEL presenta cargos por obstrucción a la justicia contra dos periodistas y los medios para los que trabajan

El Tribunal Especial para Líbano (TEL), que investiga el asesinato en febrero de 2005 del exprimer ministro libanés Rafik Hariri, ha presentado cargos este jueves contra dos periodistas y los medios de comunicación para los que trabajan por obstrucción a la justicia tras publicar detalles secretos sobre varios testigos confidenciales que están participando en el juicio.
Los acusados son la periodista Karma Mohamed Tahsin al Jayat, que trabaja para la cadena de televisión Al Jadeed, y el periodista Ibrahim Mohamed al Amin, del diario libanés 'Al Ajbar', según el comunicado publicado en el TEL en su página web.
Al Jayat ha sido acusada de interferir "a sabiendas e intencionadamente" con el proceso de administración de justicia al publicar información sobre testigos confidenciales y negarse posteriormente a eliminar dicha información del canal de YouTube de la cadena.
Por su parte, Al Amin está acusado de interferir "a sabiendas e intencionadamente" con el proceso de administración de justicia al publicar información sobre testigos confidenciales.
Se espera que ambos comparezcan ante el tribunal en persona o por videoconferencia en la vista establecida para el 13 de mayo. En caso de ser declarados culpables podrían ser condenados a siete años de cárcel, al pago de una multa de 100.000 euros, o a ambas penas.
El tribunal nunca se ha pronunciado sobre si las informaciones publicadas por los citados medios son correctas, si bien ha argumentado que, en cualquier caso, minan la confianza pública en sus trabajos.
El TEL aplazó a finales de febrero hasta mediados de mayo del juicio contra los cinco acusados por su presunta participación en el atentado que acabó con la vida de Hariri.
Los jueces ordenaron el aplazamiento para permitir al abogado de Hasán Merhi, que fue incluido formalmente como acusado el 11 de febrero, tenga tiempo para preparar la defensa y llevar a cabo sus propias investigaciones.
Los cargos contra Merhi fueron presentados en octubre de 2013, si bien hasta el momento no estaba incluido en el caso contra los otros cuatro acusados --Salim Jamil Ayyash, Mustafá Amine Badreddine, Hussein Hassan Oneissi y Assad Hassan Sabra--, cuyos cargos fueron presentados en junio de 2011.
Posteriormente, los jueces del tribunal decidieron que tienen la potestad de juzgarles 'in absentia', lo que es permisible en base a la legislación libanesa.
Se trata de la primera vez que un tribunal internacional celebra un juicio 'in absentia' desde los juicios de Nuremberg tras la Segunda Guerra Mundial, en los que se determinó y condenó las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores de la Alemania Nazi.
Los cuatro acusados principales permanecen fugados y Hezbolá ha expresado en numerosas ocasiones su rechazo a entregarles a las autoridades, alegando que las acusaciones son infundadas y que el tribunal está politizado e influenciado por Estados Unidos e Israel.
A pesar de que la autoría del atentado fue reclamada por un grupo fundamentalista hasta entonces desconocido llamado Victoria y Yihad en la Gran Siria, la acusación considera que se trató de una reclamación falsa para alejar las sospechas de Hezbolá.
Así, el fiscal jefe del TEL, Norman Farrel, indicó en las acusaciones que Badreddine y Ayyash vigilaron a Hariri antes del atentado, mientras que Oneisi y Sabra enviaron a la sede en Beirut de la cadena de televisión qatarí Al Yazira la falsa reclamación de autoría.