Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Tesoro portugués coloca con éxito 750 millones al 3,58% en su primera subasta a diez años desde el rescate

El Tesoro de Portugal ha colocado este miércoles con éxito 750 millones de euros en deuda a diez años a un interés del 3,58%, en la primera subasta de bonos que el país realiza desde que solicitara el rescate hace tres años, según informó el organismo en un comunicado.
En concreto, el Tesoro luso vendió 750 millones de euros en letras con vencimiento en febrero de 2014 a un tipo de interés medio del 3,5752% y con un ratio de cobertura de 3,5 veces, ya que la demanda alcanzó los 2.603 millones de euros.
La última vez que Portugal emitió bonos a diez años en los mercados fue en enero de 2011, cuando colocó 599 millones de euros a un interés del 6,716%, casi el doble de lo abonado este miércoles.
Asimismo, el 3,5752% de la primera subasta de este tipo en más de tres años es el más bajo registrado por el Tesoro portugués desde finales 2005, cuando colocó bonos a diez años al 3,436%, según destaca la prensa portuguesa.
El primer ministro de Portugal, Pedro Passos Coelho, aseguró poco antes de la subasta que el país está en condiciones para concluir el actual programa acordado con la 'troika' --la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)-- de forma "satisfactoria" y financiarse en los mercados.
Durante su intervención en una conferencia con motivo de los 25 años de Diario Económico, Passos Coelho subrayó que a finales del año pasado los periódicos internacionales de referencia apuntaban a que Portugal necesitaría una segundo rescate, mientras que ahora el país estudia "con tranquilidad" si debe utilizar una línea de crédito cautelar. "No estamos desesperados como en 2011", agregó.