Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los médicos del exalcalde de Toronto Rob Ford se muestran preocupados por la reaparición de su cáncer

El exalcalde de Toronto Rob Ford, conocido mundialmente por admitir que fumó crack durante su mandato, está recibiendo "cuidados paliativos" y sus médicos se han mostrado "muy preocupados" por la reaparición y expansión de su cáncer, según ha informado este lunes su oficina.
Los médicos aún tienen la esperanza de que Ford pueda "contraatacar" y someterse a un tratamiento adicional, según ha añadido en la nota, en la que ha aclarado que los cuidados paliativos a los que se somete el exalcalde, que incluyen la sedación, comenzaron hace más de un año para aliviar el dolor.
De esta forma, ha apuntado que la situación de Ford no ha cambiado --pese a lo que apuntan algunos medios de comunicación locales-- desde que la familia emitió un comunicado el pasado jueves, en el que decían que Ford continúa luchando contra el cáncer en el Mount Sinai Hospital "con su familia a su lado".
Su salida del hospital ni siquiera se ha discutido, ya que el objetivo actual es conseguir que Ford esté "lo suficientemente sano como para recibir otra sesión de quimioterapia", tal y como ha informado la cadena canadiense CBC.
Ford, que fue elegido como concejal de la ciudad, sufría el pasado mes de octubre dolor abdominal y unas pruebas médicas confirmaron que tenía un nuevo tumor que estaba creciendo en su vejiga.
El exalcalde se convirtió en noticia a nivel mundial en el año 2013 al negarse a dimitir, incluso después de admitir que había fumado crack durante una "borrachera".
Ford se retiró de la carrera por la reelección en octubre de 2014, después de haber sido diagnosticado con una forma rara y agresiva de cáncer. Fue sometido a cirugía y quimioterapia y siguió trabajando como concejal hasta la última recaída.