Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trabajadores y Metro de Londres no logran un acuerdo para evitar un paro de 48 horas

La dirección planea eliminar todas las taquillas de la red y despedir a 900 trabajadores
El Sindicato Nacional de Trabajadores de Ferrocarril, Marítimos y del Transporte (RMT) y Transport for London (TfL) han mantenido este lunes una ronda de contactos de última hora para intentar llegar a un acuerdo para evitar la huelga de 48 horas que comienza esta noche, pero finalmente no han logrado un entendimiento para evitar un paro que afectará a millones de viajeros.
La huelga comenzará a las 21.30 horas de este lunes y está convocada para protestar por el despido de unos 900 trabajadores y los cierres de las taquillas de venta de billetes. Desde la empresa critican que el sindicato ha convocado una huelga "improvisada" y "sin sentido", mientras los trabajadores acusan a la dirección de provocar una "confrontación fatal".
Tras dos horas de reunión con un servicio de arbitraje no se ha logrado ningún acuerdo, por lo que la huelga sigue convocada y el tránsito se mantendrá con servicios mínimos solo en algunos tramos, según la planificación de TfL. En algunos tramos e incluso líneas enteras se cerrará por completo el tráfico de trenes subterráneos.
"Los viajeros y empresas van a sufrir por las luchas intestinas entre los barones que se baten por liderar un sindicato en el que apenas un 30 por ciento de sus miembros apoyan la huelga", ha asegurado el alcalde de Londres, Boris Johnson, en referencia al proceso de elección del nuevo líder de la organización de trabajadores.
Desde el RMT, sin embargo, se denuncia el "atrincheramiento" de los gestores, que "no han querido moverse ni una pulgada" en su intención de cerrar las taquillas, "un incumplimiento del acuerdo alcanzado anteriormente (...) por el que suspendimos la anterior huelga", en palabras de su secretario general en funciones, Mick Cash.
"Nada de lo que proponen tiene que ver con la modernización. El cierre de las taquillas y la eliminación de casi un millar de empleos fundamentales para la seguridad tiene que ver solo con los recortes que impulsa a nivel central (el primer ministro) David Cameron y su Gobierno y que está siendo aplicado por el alcalde Boris Johnson", ha argumentado Cash.
El sindicato ha convocado estas 48 horas de paro para lunes, martes y miércoles, pero la semana próxima están convocadas otras 72 horas de huelga.
Mientras, las autoridades han previsto un refuerzo en otros medios de transporte como autobuses, el servicio de barcos para cruzar el Támesis o el tren urbano de superficie para evitar el colapso de la metrópoli, pero por el momento no han anunciado medidas con respecto a la tasa de congestión para vehículos privados.