Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trudeau condena un ataque con gas pimienta contra un grupo de refugiados sirios en Vancouver

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha condenado este sábado el ataque cometido el viernes por la noche contra un grupo de refugiados sirios recién llegados al país, que fueron atacados con gas pimienta por un hombre que circulaba en bicicleta por delante de donde estaban concentrados, según han informado desde ICI Radio Canada.
El grupo venía de participar en una recepción de bienvenida organizada por la Asociación Musulmana de Canadá de Vancouver y esperaba al autobús que los iba a recoger, delante del centro, cuando fueron atacados.
"Todos comenzamos a toser y nos quemaban los ojos", ha explicado a la emisora Nawal Addo, una joven de 17 años que creció en Canadá pero que se encontraba entre las víctimas de la agresión. "Ya han visto cosas horribles en sus países. Como canadienses, no deberíamos acogerlos de esta manera. Estaban molestos", ha añadido.
Según la Policía, el hombre que atacó con gas pimienta al grupo de refugiados se había tapado con una capucha, y después de la agresión huyó. Trudeau ha condenado el ataque en términos enérgicos, una agresión que, en sus palabras, "no refleja la acogida calurosa de los canadienses". "Es contrario a lo que somos", ha añadido.
El ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, John McCallum, se ha declarado "sorprendido" por esta agresión. "El grupo se había citado para acudir a un acto en el que se les quería dar la bienvenida a Canadá, algo que convierte este ataque en más sorprendente y condenable", ha añadido. "Esta agresión no representa de ninguna manera a su nuevo hogar", ha explicado.
Por su parte, el alcalde de Vancouver, Grégor Robertson, ha indicado que este incidente es una "repugnante demostración de odio que Vancouver rechaza".