Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía anuncia un nuevo plan de seguridad y pide el apoyo de EEUU para combatir a los insurgentes kurdos

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha revelado este sábado su nuevo plan de seguridad tras los ataques terroristas sobre Ankara de este miércoles, en los que fallecieron 28 personas, y ha pedido la ayuda incondicional de Estados Unidos para combatir a los insurgentes kurdos en el sudeste de Turquía, a los que considera responsables del ataque, según ha informado la agencia de noticias turca Anatolia.
"Aparte de las medidas de seguridad para la totalidad de Turquía, crearemos un mecanismo de seguridad nuevo y específico para Ankara y sus condiciones particulares", ha declarado Davutoglu que ha aprovechado la rueda de prensa para pedir a Estados Unidos que "apoye a Turquía sin ninguna reserva".
"Si un ataque terrorista se cobra 28 vidas turcas lo menos que podemos esperar de ellos es que declaren que cualquier amenaza contra Turquía es una amenaza contra ellos también", ha añadido el primer ministro.
Davutoglu ha señalado además que el Gobierno no tolerará ninguna excusa para la implementación del plan y que cualquier requerimiento de equipo o personal que expresen las fuerzas de seguridad será atendido.
Ankara además ha dejado clara su postura respecto a la autoría de los ataques del miércoles al aseverar que las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdo-sirias y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) están implicados en el mismo.
Estados Unidos apoya a las YPG en su lucha contra Estado Islámico en Siria y a diferencia de Turquía no considera al grupo como una organización terrorista. Washington ha señalado además que no puede confirmar las acusaciones de Ankara sobre la responsabilidad del ataque.
A pesar de estas declaraciones, es el grupo Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK) el que ha reivindicado la autoría del ataque de este miércoles. Davutoglu ha aseverado que aún así no descarta la implicación de las YPG, a las que considera una "filial" del grupo kurdo-sirio.