Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes de UE y África pactan combatir unidos la inmigración irregular

Mariano Rajoy en la cumbre UE-África que se celebra en BruselasEFE
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y África han acordado un plan de acción para combatir la inmigración irregular y favorecer la movilidad legal entre 2014 y 2017, durante la segunda jornada de la cumbre entre ambos bloques, la cuarta que celebran desde 2000.
"Nos comprometemos a luchar contra la inmigración irregular, promoviendo una cooperación completa y eficaz para evitar las dramáticas consecuencias de la inmigración irregular y salvaguardar las vidas de los inmigrantes, abordando todos sus aspectos relevantes", reza el texto de declaración conjunta pactada por ambos bloques al máximo nivel político.
Estos aspectos incluirán la prevención, la gestión fronteriza y de la inmigración reforzados, la lucha contra el tráfico de inmigrantes, el retorno y la readmisión, incluido el retorno voluntario, y también abordarán las causas en la raíz de la inmigración irregular, precisan en el texto.
Los líderes también se han comprometido en el marco del plan conjunto a "aumentar" los esfuerzos para combatir el tráfico humano, reforzando para ello su cooperación en prevención, protección, persecución y contra todo tipo de explotación, tanto en Europa como en África.
Asimismo, han sellado un compromiso para "reforzar el nexo entre inmigración y desarrollo", incluido aumentado los esfuerzos para reducir de forma significativa los costes de las remesas y reforzando la implicación de la diáspora y para favorecer "la inmigración legal" y la movilidad "bien gestionada", entre ambos continentes y dentro de cada continente.
En materia de protección, los líderes de ambos bloques han acordado "reforzar la protección internacional" incluido a través de "la aplicación de los instrumentos internacionales y regionales para la protección de refugiados, demandantes de asilo y personas desplazadas internamente", recalcando la importancia del "respeto de los Derechos Humanos de los inmigrantes, con independencia de su estatus legal" en su cooperación.
El plan de acción conjunto lo sellan ambas regiones tras las recientes tragedias de naufragios de inmigrantes en el Mediterráneo como en la isla de Lampedusa y la creciente presión migratoria en las fronteras del Sur de la UE, concretamente en Ceuta y Melilla.