Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE autoriza a Austria, Alemania y otros tres países a mantener controles en sus fronteras seis meses más

Bruselas recalca que el permiso no cubre las medidas de Austria en su frontera con Italia
Los Estados miembros han aprobado este jueves prorrogar seis meses los controles en las fronteras que Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia y Noruega introdujeron en respuesta a la presión migratoria a finales de año, al considerar que se siguen dando las circunstancias "extraordinarias" que les permitieron entonces suspender el espacio de libre circulación Schengen.
La medida responde al análisis de la Comisión Europea sobre la situación en la frontera exterior de Grecia, en la que los servicios comunitarios detectaron "graves deficiencias" en materia de control y seguridad, durante varias inspecciones sorpresa.
El Ejecutivo comunitario anunció la semana pasada que, en una nueva evaluación, ha constatado que las autoridades griegas han cumplido con importantes mejoras, aunque siguen siendo "insuficientes".
El aval a la continuación de los controles internos, sin embargo, únicamente cubre las medidas "ya existentes" y no las que se estén preparando en algunos Estados miembros, según ha advertido este jueves un portavoz comunitario, en referencia a la voluntad de Viena de levantar barreras en su frontera con Italia.
La decisión ha sido adoptada con la abstención de Bulgaria y el voto en contra de Grecia y Eslovenia, que han entregado sendas declaraciones en contra de la posición a 28.
Atenas ha explicado su oposición a la medida por los esfuerzos de los últimos tres meses para corregir los fallos detectados por la Comisión, al tiempo que ha negado "negligencia" en la gestión de su frontera.
Eslovenia, por su parte, ha considerado desproporcionado mantener los controles en la frontera que comparte con Austria, porque no cree que haya "razones objetivas" que apunten a un riesgo del orden público.
En concreto, los controles que podrán mantenerse durante seis meses más (con posibilidad de nuevas prórrogas hasta un máximo de dos años) afectan a las lindes terrestres de Austria con Hungría y Eslovenia, de Alemania con Austria, Dinamarca con Alemania (en este caso conexiones portuarias incluidas), Suecia y Noruega.
En todos los casos, el refuerzo de la frontera debe ser "limitado en su alcance, frecuencia, localización y tiempo" a lo que estrictamente exija la "grave amenaza" que motiva los controles, según ha informado el Consejo.
El refuerzo de los controles en las fronteras interiores del espacio Schengen fue interpretado por algunos como un intento por aislar a Grecia por sus problemas para vigilar y contener el paso de inmigrantes irregulares.
Sin embargo, el Consejo ha señalado en el anuncio de la prórroga que las medidas "no contemplan la introducción de controles en la entrada o salida de pasajeros aéreos o marítimos desde Grecia".