Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE quiere formar a todas las fuerzas del Sahel G5 y más cooperación para controlar la frontera de Libia

Chad pide más ayuda para atajar el terrorismo y propone replicar modelo de patrullas mixtas que tiene con Sudán en la frontera libia
La Unión Europea quiere ampliar su apoyo para consolidar las capacidades de seguridad y defensa de Malí y Níger al conjunto de los países del Sahel G5, es decir, también a Mauritania, Chad y Burkina Faso, y más cooperación para controlar la frontera sur de Libia a fin de frenar la inmigración irregular a Europa.
La UE ya está entrenando y asesorando a las fuerzas de seguridad de Malí y de Níger a través de tres misiones, la misión militar de entrenamiento del Ejército de Malí (EUTM Malí), la misión civil de formación a las fuerzas de seguridad civiles de Malí --Policía, Gendarmería y Guardia Nacional-- (EUCAP Malí) y la misión civil que instruye a las fuerzas de Níger en la lucha contra el terrorismo, el crimen organizado y el control de la inmigración irregular (EUCAP Sahel Níger).
"Nuestro objetivo ahora es ampliar esta acción a los otros tres países del G5", algo que discutirán los ministros de Exteriores de la UE el lunes en su reunión en Luxemburgo, ha explicado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, al término de la reunión con los ministros de Exteriores del grupo Sahel G5, en Bruselas.
"La idea es la regionalización de nuestro apoyo a la seguridad del Sahel", ha explicado le jefa de la diplomacia europea, que ha precisado que la idea de "ir más allá de la presencia" actual en Malí y Níger "ha sido bien recibida" por los países del G5 y buscarán "intentar ponerla en marcha en los próximos meses".
Se espera que los Veintiocho el lunes pidan al Servicio Europeo de Acción Exterior que examine "posibilidades" para regionalizar las misiones de Política de Seguridad y Defensa Común "lo antes posible", según fuentes diplomáticas, que han explicado que se trata de abrir cursos de formación a otros países y desplegar oficiales de enlace en los diferentes países para explorar sus necesidades concretas. Otras fuentes diplomáticas han avanzado la posibilidad de entrenar a las fuerzas de otros países del Sahel en el centro de entrenamiento en Koulikoró de la EUTM Malí.
El ministro de Exteriores de Chad, Moussa Faki Mahamat, ha reclamado el apoyo de la UE y del conjunto de la comunidad internacional a los países del Sahel para hacer frente al terrorismo, que tiene "consecuencias extremadamente graves", constituye "un desafío importante" para toda la región y "requiere de la movilización de la comunidad internacional".
"La regionalización del apoyo de la Unión Europea es bien apreciada en el marco del refuerzo de las capacidades operativas de nuestras fuerzas", ha explicado el jefe de la diplomacia chadiana, que ha recordado que los países del G5 están en fase de crear "una fuerza conjunta para combatir el terrorismo", al tiempo que ha reclamado "reforzar" el mandato y "más" medios para la misión de la ONU en Malí (MINUSMA) a la que contribuyen Chad y otros países de la región para hacer frente a los grupos terroristas.
"Es esencial para todos nosotros que la puesta en marcha del acuerdo de paz en Malí se haga de la manera más rápida posible", ha subrayado Mogherini, que ha explicado que ambas partes han acordado "reforzar nuestra cooperación de una manera más activa en el ámbito de la seguridad".
Tanto Mogherini como los países del Sahel, han incidido en la necesidad de cooperar más también para controlar la frontera sur de Libia, el principal punto de entrada de los inmigrantes del África subsahariana que tratan de llegar a Europa a través del Mediterráneo, pero especialmente para Níger y Chad, que comparten frontera con Libia.
"Del lado europeo, vemos claramente la necesidad de controlar los flujos de inmigrantes que cruzan por la frontera sur y entran al país", ha explicado Mogherini, que ha asegurado que también "es una prioridad para los libios".
La jefa de la diplomacia europea y el ministro de Exteriores de Chad, así como el titular de Exteriores de Níger, Ibrahim Yacoubou, abordarán esta tarde en un encuentro con su homólogo del Gobierno de unidad nacional libio, Mohamed Siyala, "maneras de facilitar o al menos hacer posible una gestión de fronteras compartida o al menos coordinada en las dos direcciones", ha explicado Mogherini, que ha insistido en la importancia no solo de contribuir a salvar vidas en el Mediterráneo sino también "en el desierto" e impedir su llegada a las costas libias. "Es una responsabilidad que compartimos", ha incidido.
La UE de hecho reforzó hace meses su misión en Níger para controlar los flujos migratorios a través de Agadez, el principal punto de entrada hacia Libia y no descarta un apoyo más directo a Libia en el plano de la seguridad y control de fronteras si lo pide Trípoli.
El ministro chadiano ha insistido en el interés de garantizar el control de la frontera sur con Libia que se ha convertido "en un punto de concentración" de la inmigración irregular a Europa es "fundamental", ha recordado que tanto Chad como Níger comparten "fronteras muy grandes con Libia" y ha puesto de ejemplo el modelo de "fuerzas mixtas" que Chad creó con Sudán para controlar su frontera con el objetivo de "combatir el terrorismo, el tráfico de armas y drogas y el tráfico de seres humanos". "Eventualmente puede ser duplicado con otros países vecinos", ha explicado Faki Mahamat, quien ha insistido en la disposición de "discutir con la Unión Europea ay con las autoridades libias para encontrar vías y medios para controlar esta frontera".
Faki Mahmat ha incidido "mucho" en la necesidad de que Europa promueva proyectos de desarrollo en la zona y no ha querido pronunciarse de forma pública sobre la propuesta reciente del Ejecutivo comunitario de negociar acuerdos sobre inmigración con "incentivos positivos y negativos" en función de si los países cooperan o no con la UE para frenar los flujos y aceptar de vuelta a los inmigrantes irregulares.
"La pobreza es la incubadora del terrorismo, del extremismo violento y una de las razones que empuja a los jóvenes a emprender una travesía en el desierto", ha recordado, recordando que muchos mueren tratando de llegar a las costas de Europa.
La UE prevé destinar 1.500 millones de euros del Fondo Europeo al Desarrollo para el Sahel este año y otros 1.200 millones del fondo de emergencia para África creado para atajar las causas en la raíz de la inmigración irregular.