Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

UE reitera compromiso a largo plazo con Afganistán pero avisa que el acuerdo de seguridad con EEUU es vital

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE han asegurado que siguen comprometidos con una asociación "a largo plazo" con Afganistán pero han dejado claro que la finalización del acuerdo de seguridad bilateral con Estados Unidos para permitir la permanencia de tropas de este país sobre el terreno más allá de finales de 2014 "es vital y constituirá la base para el apoyo internacional en marcha para aumentar la capacidad de las Fuerzas de Seguridad Nacional afganas".
Los Veintiocho han instado al Gobierno afgano a finalizar las negociaciones para un acuerdo de cooperación con la UE para enmarcar su cooperación futura, que "debe reflejar plenamente las obligaciones internacionales de Afganistán" y han avisado en todo caso de que la continuidad de la ayuda al desarrollo internacional está condicionada a un buen entorno de seguridad dado que "el desarrollo durable requerirá el mantenimiento de la seguridad" y que el Gobierno afgano debe cumplir sus compromisos para beneficiarse "plenamente" de los fondos de la comunidad internacional prometidos en la conferencia de Tokio de 2012.
"La UE continuará apoyando los esfuerzos afganos para reforzar la Policía civil y el sector de la justicia más allá de 2014", han avanzado los Veintiocho.
Los ministros han precisado que la asistencia al desarrollo actual de la UE a través de los programas de desarrollo y la misión de la UE de formación de policías afganos deben "consolidarse" antes de finales de 2016 "en base a un enfoque completo claramente definido, teniendo en cuenta el contexto post2014" y "la transición adecuada de las tareas de los actores relevantes" sobre el terreno.
En el caso de la misión de formación de policías de la UE, los Veintiocho confían en "una decisión sobre su nuevo mandato más allá de 2014" aunque la misión todavía está en fase de "revisión estratégica". La idea es prorrogarla dos años más, hasta finales de 2016, según fuentes europeas.
Los Veintiocho han saludado los progresos para preparar las elecciones presidenciales y provinciales en 2014 y han dejado claro que será vital que el proceso electoral sea "incluyente, transparente y creíble" y lleve a "un resultado legítimo" y no descarta "más apoo" para las elecciones, incluido para contribuir a observar las elecciones.
En todo caso, han saludado el llamamiento del presidente, Hamid Karzai, a los funcionarios y fuerzas de seguridad para que "no interfieran en la elección", al tiempo que ha dejado claro que compete a las autoridades garantizar "una plan de seguridad completo" que permita ejercer el derecho al voto de "todos" y han subrayado la importancia de que haya "medidas apropiadas" para evitar la votación múltiple, especialmente en el caso de hombres que votan en nombre de las mujeres e "impedir el fraude electoral".
Los Veintiocho han dejado claro que el Gobierno de Kabul necesita tomar con urgencia "pasos para reforzar la confianza de los inversores, aumentar la generación de ingresos y combatir la corrupción" y para garantizar "plenamente" los derechos de las mujeres tras admitir su preocupación por la situación de los Derechos Humanos sobre el terreno, especialmente de mujeres y menores.
A la luz del aumento de la producción de opio en Afganistán, los Veintiocho se han comprometido a estudiar cómo la UE puede reforzar su implicación con el país, otros países de la región y las organizaciones internacionales para abordar "las amenazas transnacionales que plantean el tráfico de drogas y el crimen organizado".
Los Veintiocho han manifestado su "solidaridad" por las víctimas del atentado contra un restaurante en Kabul, entre ellas, una danesa de la misión de la UE de Policías y un británico que trabajaba en seguridad para la misión europea.