Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE espera dar luz verde el lunes a una misión civil para entrenar a la Policía maliense

Los ministros de Defensa prorrogan dos años misión de entrenamiento del Ejército de Malí para formar a los otros cuatro batallones
Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea previsiblemente darán luz verde el próximo lunes en Luxemburgo a la creación de una misión civil para asesorar y formar durante dos años a las fuerzas de seguridad internas en Malí, es decir, a la Policía, la Gendarmería y su Guardia Nacional, según han avanzado fuentes europeas.
La nueva misión, bautizada EUCAP Sahel Malí, estaría compuesto una fuerza "similar" a la que de EUCAP Níger, unos 50 efectivos, aunque su fuerza máxima autorizada asciende a unos 80.
La misión europea daría asesoramiento estratégico y entrenamiento en Bamako para los oficiales de las tres fuerzas de seguridad internas malienses con el objetivo de ayudar al Estado a garantizar el orden constitucional y democrático y a combatir el terrorismo, el crimen organizado y el tráfico transfronterizo.
El objetivo es poder desplegar los primeros efectivos hacia mediados de mayo en el mejor de los casos y la misión completa entre octubre y noviembre. El mandato inicial de la misión serían dos años y contaría con un presupuesto inicial común para seis meses de 5,5 millones de euros.
Al día siguiente, los ministros de Defensa de los Veintiocho aprobarán ampliar la misión de entrenamiento del Ejército maliense EUTM Malí dos años más, hasta el 18 de mayo de 2016, para poder formar también a los otros cuatro batallones de las fuerzas armadas que no han recibido entrenamiento de la misión europea.
La UE lanzó a principios de 2013 la misión de entrenamiento con el objetivo de formar a cuatro de los ocho batallones del Ejército malienses para que ellos pudieran controlar la amenaza yihadista y la integridad de su territorio, especialmente en el norte del país y contribuir a reformar sus fuerzas armadas, especialmente para dotarlas de una cadena de mando estructurada. La misión cuenta con algo menos de 600 efectivos de 23 países, incluidos 110 españoles.
España "probablemente" podría reforzar su participación en Malí "con la participación en la posible misión civil" de la UE en el país africano, según ha informado el Ministerio de Defensa.
Los Veintiocho ya han acordado además que EUTM Malí lleve a cabo además la supervisión de los batallones ya formados en sus guarniciones, lejos de la zona de combate, además de acordar actividades de entrenamiento y asesoramiento en los centros de mando regionales en el sur de Malí.
INICIAL DEL DESPLIEGUE REPÚBLICA CENTROAFRICANA
Los Veintiocho también discutirán el inicio del despliegue de la misión militar en República Centroafricana, que debería contar con unos 800 soldados cuando alcance su capacidad operativa total a finales de mayo, para contribuir a los esfuerzos de estabilización sobre el terreno por los enfrentamientos entre milicias cristianas y musulmanas en la capital, Bangui. "La situación sobre el terreno empeora todos los días. La violencia continúa, hay víctimas a ambos lados", según fuentes europeas.
Los primeros soldados de la misión de la UE --"no muchos"-- ya están sobre el terreno en la capital, principalmente fuerzas para el Cuartel General de la misión, que se desplegará por un máximo de seis meses desde que alcance su capacidad operativa total. "El despliegue continuará con vistas a alcanzar la capacidad operativa inicial a finales de abril", han explicado fuentes europeas.
El comandante de la misión, general galo Philip Pontiès, todavía necesita recabar "fuerzas adicionales" incluidos una compañía, dos pelotones y capacidades médicas para declarar la capacidad operativa total de la misión, con el objetivo de poder hacerlo "a finales mayo".
Nueve países contribuirán tropas y policías sobre el terreno a la operación, entre ellos España, que aportará 60 militares, 50 de ellos fuerzas especiales y 25 guardias civiles.
Francia, que ejerce de nación marco, aporta una compañía, más de un centenar de tropas, así como capacidades de transporte y contribuye a la Gendarmería Europa y Georgia aporta 150 efectivos y se consolida como el segundo mayor contribuyente.
Estonia y Letonia participarán en la operación europea con una sección de combate, es decir, una cincuentena de efectivos, mientras que Portugal también contribuirá a la Gendarmería Europa y aportará un avión de transporte táctico e Italia, aporta una sección de zapadores en apoyo al despliegue y, Finlandia, un equipo civil-militar y expertos en desactivación de artefactos explosivos.
Por su parte, Alemania, Luxemburgo, Reino Unido y Suecia no contribuyen con tropas a la misión pero sí aportarán capacidades de transporte aéreo estratégico.
El 75% de los 800 efectivos se dedicarán a patrullas y a garantizar la seguridad en los distritos tercero y quinto de la capital donde la operación europea asumirá la responsabilidad, junto con la del aeropuerto de la capital, que son escenarios de "violencias recurrentes".
El Consejo de Seguridad de la ONU ha dado luz verde al despliegue de una misión de mantenimiento de la paz de 11.800 militares y policías en República Centroafricana, que debe asumir el relevo de las fuerzas africanas y francesas sobre el terreno a mediados de septiembre. Se espera que "algunos" efectivos europeos se integren en la misión de la ONU, según fuentes europeas.
LOS GRUPOS DE COMBATE TÁCTICOS
Se espera que varios Estados miembros vuelvan a sacar a colación la cuestión de los grupos de combate tácticos que nunca han sido utilizados, entre otros porque no hay un mecanismo común para financiarlos y que consideran que se tendrían que hacer utilizado en el caso de República Centroafricana. España y Suecia defendían su uso en este caso.
"Todavía está sobre la mesa y es probable que haya cierta discusión", han explicado fuentes europeas, que han descartado la posibilidad a corto plazo de convertir a los grupos de combate tácticos de la UE en una verdadera fuerza de intervención rápida como en el caso de la NRF de la OTAN ante las dificultades políticas y legales que entrañaría.