Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UE aprobará "rápidamente" las nuevas sanciones de la ONU contra Pyongyang y estudiará "más" propias

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha asegurado que la Unión Europea aprobará "rápidamente" las nuevas sanciones acordadas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra Corea del Norte en respuesta a sus últimos ensayos nucleares y balísticos y estudiará "si se necesitan medidas restrictivas adicionales autónomas" por parte de la UE.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado este miércoles por unanimidad la adopción de nuevas sanciones contra 16 dirigentes y 12 instituciones y entidades de Corea del Norte, en respuesta a los últimos ensayos nucleares y balísticos impulsados por el régimen de Kim Jong Un y la inspección de todas las mercancías que tengan origen o destino Corea del Norte.
"La UE incorporará rápidamente esta resolución en la legislación de la UE y considerará si se necesitan medidas adicionales autónomas para complementar esta resolución", ha explicado la jefa de la diplomacia europea en un comunicado.
Mogherini ha subrayado que la adopción "unánime" de la resolución 2270 que impone nuevas sanciones contra Pyongyang "es una expresión clara de la unidad y determinación de la comunidad internacional de hacer cumplir el régimen global de no proliferación y de actuar contra los programas nuclear, de armas de destrucción masiva y balístico ilegales de la República Democrática de Corea del Norte".
La jefa de la diplomacia europea ha denunciado que los nuevos ensayos de Corea del Norte realizados este año "son una amenaza grave a la paz y la seguridad internacional en la región y más allá" y ha instado a Pyongyang a "cumplir todas sus obligaciones internacionales" y volver a implicarse de forma "creíble y significativa" en negociaciones con la comunidad internacional.