Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cada día nacen cien niños en las zonas afectadas por el terremoto de Ecuador

Cada día nacen cien niños en las zonas afectadas por el terremoto de EcuadorReuters

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha subrayado este lunes la necesidad de recabar fondos para hacer frente a las consecuencias del terremoto del 16 de abril en Ecuador, recalcando que cada día nacen cien niños en las zonas más afectadas.

"En una región donde uno de cada cinco niños sufre diarrea y desnutrición crónica, es esencial dar a estos niños los medios básicos para sobrevivir y prosperar", ha dicho Grant Leaity, representante de UNICEF en Ecuador.
Leaity ha recalcado que los fondos recibidos "siguen siendo extremadamente bajos", recordando que hasta ahora sólo ha recibido el 15 por ciento de los 15 millones de dólares (unos 13,3 millones de euros) necesarios. "Si la comunidad de donantes no aumenta su apoyo, estaremos fallando a miles de niños", ha remachado.
Un mes después del terremoto, que se saldó con la muerte de más de 660 personas, miles de personas viven en refugios informales sin servicios básicos, mientras que 120.000 niños necesitan urgentemente espacios temporales para recibir educación.
Sin embargo, UNICEF ha destacado que la respuesta del Gobierno ecuatoriano ha permitido que el 75 por ciento de los niños hayan podido regresar a la escuela, mientras que más de 30.000 personas están alojadas en refugios oficiales y reciben asistencia básica y apoyo psicológico y médico.
En este sentido, la agencia ha recalcado que trabaja con el Gobierno y organizaciones para dar apoyo a la población más vulnerable, detallando que ha instalado espacios temporales de aprendizaje para 20.000 niños.
Asimismo, se han puesto en marcha servicios de agua y saneamiento en los refugios para desplazados y en las escuelas personales, así como entregando agua potable en las zonas donde la red ha quedado destruida.
Por último, UNICEF ha manifestado que colabora con el Ministerio de Salud para establecer protocolos para la revisión de casos de desnutrición, y prevenir enfermedades transmitidas como el zika, el dengue o el chikungunya.