Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varoufakis lanza DiEM25, un movimiento político para "la democratización de Europa"

El ex ministro de Finanzas griego Yanis Varoufakis ha lanzado este martes DiEM25, un movimiento político cuyo objetivo es conseguir "la democratización de Europa" para el año 2025, ya que de lo contrario, según sostiene, se enfrenta a la desintegración definitiva.
"De todas las preocupaciones por la competitividad global, los movimientos migratorios y el terrorismo, solo hay una perspectiva que realmente aterra a los poderes de Europa: ¡la democracia!. Hablan en su nombre, pero en la práctica únicamente la niegan, la desnaturalizan y la reprimen", denuncia DiEM25 en su mainifiesto.
DiEM25 ha valorado la construcción de la Unión Europea, admitiendo que "fue un logro excepcional" porque "consiguió unir de forma pacífica a unos pueblos europeos que hablan diferentes lenguas y están inmersos en diferentes culturas". "La UE podría haber sido el proverbial faro entre la niebla y mostrar al mundo que la paz y la solidaridad podían ser arrebatadas de las fauces del conflicto y la intolerancia", ha destacado.
Pero, "por desgracia, una burocracia común y una moneda común dividen a los pueblos de Europa que habían empezado a unirse a pesar de sus distintas lenguas y culturas". "En su lugar hay una confederación (...) que se somete al dictado de los conglomerados financieros e industriales, provocando una peligrosa reacción antieuropea".
El resultado es que "naciones orgullosas se están contraponiendo unas a otras y el nacionalismo, el extremismo y el racismo están despertando de nuevo" amenazando con "una desintegración tóxica de los intereses
comunes". "A partir de esto, Europa solo puede sufrir", ha alertado.
Así las cosas, DiEM25 solo contempla dos opciones posibles: "elegir entre una democracia auténtica y una desintegración insidiosa". "Debemos unirnos para asegurarnos de que Europa tome la decisión sensata: ¡democracia auténtica!", ha indicado.
LAS METAS
El nuevo movimiento político ha planteado una 'hoja de ruta' que contempla, a corto plazo, "inmediatamente", "transparencia absoluta en la toma de decisiones" en el seno de la UE, proponiendo que las reuniones sean transmitidas en directo y las actas publicadas.
En un plazo de doce meses, DiEM25 pretende "abordar la persistente crisis económica --utilizando las instituciones actuales y en el marco de los tratados en vigor de la UE"-- en los cinco ámbitos en los que se manifiesta: deuda pública, sector bancario, inversiones inadecuadas, migración y aumento de la pobreza.
Como colofón final, en un plazo de dos años, apunta a una "asamblea constituyente". "Los pueblos de Europa tienen derecho a considerar qué futuro quieren para la UE y el deber de transformar Europa, hacia 2025, en una democracia plena con un parlamento soberano que respete la autodeterminación nacional y que comparta el poder con los parlamentos nacionales, las asambleas regionales y las juntas municipales".
"DiEM25 promoverá una asamblea constituyente formada por representantes elegidos en listas transnacionales" y "la asamblea constitucional resultante tendrá el poder de decidir sobre la futura Constitución democrática que en una década sustituirá a todos los tratados europeos existentes".
BERLÍN COMO ESCENARIO
El proyecto DiEM25 ya ha iniciado su andadura, pero la presentación formal a la sociedad europea se producirá este martes a las 20.30 (hora local) en la capital alemana. "Hemos elegido Berlín, precisamente porque nada puede cambiar sin la plena participación de Alemania", ha admitido Varoufakis en una rueda de prensa.
De momento, casi 3.000 personas se han sumado a DiEM25 en su página web. Entre ellas destaca un grupo de políticos, periodistas, artistas e intelectuales de distintos países europeos y algunos americanos, incluidos Varoufakis y el fundador de Wikileaks, Julian Assange.