Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin, señalado por la muerte del espía Litvinenko

La imagen de Alexander Litvinenko, moribundo en un hospital de Londres, dio la vuelta al mundo. Era noviembre de 2006. Casi diez años después, la justicia británica señala al presidente ruso Vladimir Putin. Según la investigación "fue quien probablemente autorizó asesinar al antiguo espia ruso". De lo que no hay duda es que fueron estos dos hombres, excolegas de Litvinenko en el KGB, quienes le envenaron con polonio radiactivo, cuando tomaban el té en este céntrico hotel londinense. Marina, su viuda, ha afirmado estar satisfecha porque todas las sospechas por fin se han confirmado. Litvinenko era considerado un traidor.  Huyó de Rusia y pidió asilo en Reino Unido, donde trabajó como espia para el gobierno británico. Poco antes de morir, investigaba el asesinato de su amiga, la periodista Ana Politovskaya. Reino Unido ha convocado al embajador ruso en Londres, pero poco más puede hacer: el apoyo de Moscú es ahora clave en la lucha contra el Estado Islámico.