Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Washington y Seúl condenan el lanzamiento de Pyongyang de dos misiles balísticos

Corea del Sur y Estados Unidos han condenado este miércoles el lanzamiento de dos nuevos misiles balísticos de rango intermedio, en una clara violación de las resoluciones de Naciones Unidas impuestas sobre el país.
"Las pertinentes resoluciones de la ONU prohíben a Corea del Norte usar tecnología balística de misiles", ha afirmado el portavoz del Ministerio de Unificación surcoreano, Jeong Joon Hee.
"Los lanzamientos de misiles de Corea del Norte han sido, claramente, actos de provocación", ha añadido, según declaraciones recogidas por la agencia surcoreana, Yonhap.
Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha condenado enérgicamente "este y las demás pruebas de misiles de Corea del Norte", asegurando que todas ellas "violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que de forma explícita prohíben los lanzamientos de Corea del Norte utilizando tecnología balística".
"Estas provocaciones sólo sirven para elevar la decisión de la comunidad internacional de contrarrestar las actividades prohibidas de la República Democrática de Corea del Norte, entre ellas a través de la puesta en marcha de las sanciones del Consejo de Seguridad existentes", ha afirmado.
Kirby, que ha reiterado que el compromiso de Estados Unidos con la defensa de sus aliados Corea del Sur y Japón se mantiene igual de férrea, ha insistido en que llevará esta cuestión ante la ONU para "reforzar la determinación internacional a la hora de hacer a Corea del Norte responsable por sus actos provocadores".
El portavoz ha insistido, además, en que Washington está preparado para defenderse a sí mismo y a sus aliados "de cualquier ataque o provocación", y ha pedido, una vez más, a Pyongyang, que se abstenga de cualquier tipo de actividad que eleve la tensión en la región y que, en su lugar, dé pasos concretos hacia el cumplimiento de sus compromisos y obligaciones internacionales.
Estas declaraciones de Estados Unidos y Corea del Sur llegan poco después de que Corea del Norte llevara a cabo su quinto y sexto intento de lanzamiento de un misil de tipo 'Musudan', un proyectil de alcance intermedio --con un radio de más de 3.000 kilómetros-- con el que Pyongyang podría llegar a alcanzar cualquier objetivo en Japón o incluso llegar a la base militar estadounidense ubicada en la isla de Guam.
Con las dos ocasiones de este miércoles, ya son seis los intentos de Pyongyang. El pasado 15 de abril, Corea del Norte intentó lanzar un 'Musudan', pero el proyectil explotó poco después de salir desde la costa este.
Días después, el 28 del mismo mes, repitió el intento, aunque en esta ocasión el misil cayó segundos después del disparo. Este mismo día, Pyongyang trató de llevar a cabo un segundo intento de lanzamiento, también fallido.
Además, durante todo el mes de abril, lanzó más de una decena de misiles de corto alcance al mar de Japón, un ejercicio militar que llegó en el marco de la respuesta de Pyongyang a las maniobras militares conjunta de Corea del Sur y Estados Unidos, razón por la que justifica su escalada nuclear y militar.
Pyongyang emprendió estas acciones a pesar de las nuevas sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por la bomba de hidrógeno que lanzó el 6 de enero y el satélite de observación terrestre que puso en órbita el 7 de febrero con tecnología de misiles balísticos.
CONDENA DE JAPÓN
Japón, que desde el martes se encontraba en alerta, barajó la posibilidad esta misma mañana de que Corea del Norte pudiera lanzar un segundo misil.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha denunciado la actuación de Corea del Norte y se ha comprometido a presentar una nueva protesta contra el país, que sostiene que está llevando a cabo una "obvia violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas". "Este acto simplemente no puede tolerarse", ha indicad, según recoge la agencia nipona Kiodo.