Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zelaya: "Nadie nos volverá a sacar de aquí"

La decisión del Gobierno se ha hecho pública a la población mediante un escueto comunicado, leído en la cadena nacional de radio y televisión por el secretario de Prensa, René Zepeda. La nota señala que el Gobierno ha restablecido el "toque de queda en todo el país", que ha comenzado a las 16.00 horas locales.
Además, ha sido ordenado el cierre de todos los aeropuertos internacionales, lo que impedirá la llegada al país del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, prevista para el próximo miércoles.
La Policía ha disperasado a los seguidores de Zelaya apostados ante la embajada brasileña . El portavoz de la Policía, Orlin Cerrato, ha informado a los periodistas que se ha tenido que ejercer "los niveles de fuerza adecuados" para dispersar a los manifestantes, que "continúan en los alrededores de la embajada de Brasil", donde se refugia Zelaya tras regresar a Honduras el lunes.
 "Nadie nos puede sacar de aquí"
Zelaya, quien fue derrocado por los militares el pasado 28 de junio y enviado a Costa Rica, ha llegado a Tegucigalpa por sorpresa, burlando los controles fronterizos y la presencia policial y militar hasta llegar a la embajada brasileña. Desde allí ha dicho que su presencia en el país es para buscar una solución a la crisis política hondureña mediante el diálogo.
"A partir de ahora nadie nos vuelve a sacar de aquí, por eso nuestra posición es patria, restitución o muerte", ha enfatizado Zelaya ante miles de seguidores suyos que permanecen apostados frente a la legación brasileña.
El gobernante derrocado se encuentra desde primeras horas del martes en la embajada de Brasil en Tegucigalpa, desde donde ha dicho a Radio Globo que si el toque de queda es para brindar protección a la población "estaría bien", pero que si es para la represión, "sería malo".  
BQM / CGS