Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una niña de ocho años se inventa que fue violada para que su madre no se enfadara

Según informa el diario Daily Mail , la pequeña reconoció en el juicio celebrado en Londres que había mentido sobre la violación a la que presuntamente había sido sometida por parte de dos chicos de 10 años de edad.
La pequeña, ha contado en el juzgado que se fue a jugar con los chicos porque pensó que sería divertido y que inventó toda la historia porque no quería que su madre se enterase de que había sido "un poco traviesa".
Los chicos, de diez y once años, están acusados de llevar a la pequeña a un bloque de pisos retirado y turnarse para violarla. Pero, este jueves la niña confesó que ninguno de los dos chicos la había agredido. Lo que si mantiene la pequeña es que uno de los chicos le hizo tocar su pene mientras jugaban en un descampado.
Ella misma se quitó la ropa
Según informa el diario británico, durante el interrogatorio llevado a cabo por los abogados defensores la joven admitió que había ido a jugar con los dos chicos y que ella misma se quitó la ropa interior mientras los chicos se exponían.
La abogada defensora de uno de los dos pequeños le preguntó que si le había dicho a su madre que la habían forzado para que no pensara que había sido mala, a lo que la pequeña respondió afirmativamente.
El juez que lleva el caso, el magistrado Saunders, le preguntó a la pequeña que era lo que le preocupaba y la niña respondió que "no le daría más dulces si se enteraba de que había sido mala".
"Era algo divertido"
La niño dijo que nadie la arrastró hasta el descampado y que nadie la había forzado, que simplemente era "algo divertido".
En cambio, en una declaración anterior con al policía la niña había contado como uno de los acusados "se me tiró encima con los pantalones bajados. Yo no quería y luego me metieron en el ascensor y luego lo hizo otra vez".
Los chicos niegan la acusación de violación pero reconocen que se expusieron delante de la pequeña y "se tocaron de manera sexual".