Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los carros de combate sirios vuelven a bombardear Hama por tercera noche consecutiva

Los carros de combate de las fuerzas de seguridad sirias han bombardeando la ciudad de Hama, en el oeste del país, por tercera noche consecutiva en su intento de reprimir las incipientes protestas contra el régimen de Bashar al Assad, según han confirmado varios residentes. Mientras, el Consejo de Seguridad de la ONU continúa sin alcanzar un acuerdo para emitir una resolución de condena contra el régimen sirio de Bashar al Assad, según ha confirmado el embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Vitali Churkin.
Los carros de combate de las fuerzas de seguridad sirias han bombardeando la ciudad de Hama, en el oeste del país, por tercera noche consecutiva en su intento de reprimir las incipientes protestas contra el régimen de Bashar al Assad, según han confirmado varios residentes.

Los ataques se han focalizado sobre los barrios de Rubaii, Baath y Al Hamidiya, la zona este de la ciudad, y sobre la carretera del norte que conecta Hama con Aleppo, han relatado dos residentes.

Además, una multitud que ha tratado de iniciar una marcha antigubernamental en el barrio central de Alamein tras los rezos nocturnos del segundo día de Ramadán ha sido el objetivo de los disparos de las fuerzas de seguridad sirias.

Por el momento, no se han contabilizado víctimas mortales ni heridos, si bien varios activistas defensores de los Derechos Humanos han asegurado que cinco civiles han muerto este martes en Hama, la cuarta ciudad más poblada de Siria.
Sin acuerdo en la ONU
El Consejo de Seguridad de la ONU, por su parte, continúa sin alcanzar un acuerdo para emitir una resolución de condena contra el régimen sirio de Bashar al Assad. 
Después de casi tres días de negociaciones,  el embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Vitali Churkin ha asegurado que varios países miembro del Consejo de Seguridad comparten la visión rusa de que las propuestas planteadas hasta ahora "van muy lejos". Asimismo, ha apuntado que "el equilibrio necesario no ha sido alcanzado durante el transcurso de las negociaciones" y ha insistido en que la resolución no desempeña "el papel constructivo y positivo" que Rusia desea ver en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU.
Churkin ha descrito la sesión de este miércoles de "pérdida de tiempo", aduciendo que ha habido "una serie de asuntos ideológicos que han desviado nuestra atención del necesario impacto que debe tener el mensaje del Consejo de Seguridad".
No obstante, el embajador de Rusia ante Naciones Unidas ha mostrado su deseo de que los países "hagan todo lo posible para evitar una guerra civil que, trágica y desafortunadamente, está al borde de estallar en Siria".
Para que la resolución sea refrendada, al menos nueve de los quince miembros del organismo tiene que aprobar el texto y ninguno de los países con derecho a veto (Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido y Francia) debe rechazar el documento.
Negociaciones
Reino Unido, Francia, Alemania y Portugal han hecho circular una propuesta de resolución de condena durante la última semana muy similar al primer boceto redactado que ya fue rechazado por China y Rusia. Hasta el momento, tanto Pekín como Moscú se han negado a emitir una condena desde el seno del Consejo de Seguridad, aunque este miércoles el Gobierno ruso no ha descartado apoyar una resolución que excluya sanciones al régimen.
No en vano, Brasil, India y Sudáfrica también se han opuesto al texto presentado. La delegación brasileña, por su parte, ha sugerido condenar fuertemente la represión ejercida por las fuerzas de seguridad sirias y, a su vez, aplaudir los esfuerzos del régimen de Al Assad para emprender un diálogo nacional.