Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo comisario británico asegura que no actuará "como representante de la City de Londres"

Defiende que Reino Unido siga siendo miembro de la UE
El próximo comisario de Servicios Financieros, el conservador británico Jonathan Hill, ha asegurado este miércoles durante su audiencia de confirmación ante la Eurocámara que no actuará "como representante de la City de Londres" en el nuevo Ejecutivo comunitario y ha defendido la permanencia de Reino Unido en la UE.
La candidatura de Hill ha sido una de las más cuestionadas del equipo del presidente electo de la Comisión, Jean-Claude Juncker, por posibles conflictos de interés a la hora de regular el sistema financiero. El comisario británico ha rechazado este argumento alegando que no tiene "acciones en ninguna empresa" ni está "en el consejo de administración de ninguna compañía".
"No estoy aquí como representante de la City de Londres, sino para representar el interés europeo", ha insistido Hill, en respuesta a varias cuestiones de los eurodiputados sobre la posible contradicción de poner a un británico al frente de la cartera de Servicios Financieros.
El comisario británico ha respondido además a los eurodiputados euroescépticos privados que no ve ninguna contradicción entre la lealtad a la reina Isabel II y la lealtad a la UE que deberá prometer al tomar posesión de su nuevo cargo.
"Personalmente, quiero que Reino Unido forme parte de una UE con éxito. Eso tiene sentido para Reino Unido y también para la UE", ha defendido el nuevo comisario británico. "Quiero trabajar para el interés común europeo y quiero que mi país siga siendo parte de la Unión", ha dicho a los eurodiputados.
Por lo que se refiere a su cartera, Hill ha dicho que su prioridad será poner en práctica toda la legislación aprobada en los últimos años para regular el sector financiero, en particular la unión bancaria, más que proponer nuevas iniciativas.
"No hay vuelta atrás a los días previos a la crisis. No hay vuelta atrás a la asunción de riesgos salvajes, con su terrible impacto en los puestos de trabajo y los estándares de vida de muchos de nuestros ciudadanos. No hay vuelta atrás a que los bancos tengan que ser rescatados por nuestros contribuyentes", ha sostenido el comisario británico.
Uno de los proyectos fundamentales como comisario, ha apuntado Hill, será la creación de una unión de mercados de capital para facilitar el acceso de las empresas, especialmente de los pymes, a financiación no bancaria.