Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colas interminables, síntoma del desabastecimiento en Venezuela

Microestallidos de desesperación en las calles de Caracas. La gente tiene hambre. Solo pueden comprar una vez a la semana según el número de su carnet de identidad. Por eso, si cuando llegan no hay comida, pierden la vez. El drama grita o llora en cada punto de la fila. Piden comida, arroz, harina, azúcar... Cualquier cosa, porque llevan muchas horas haciendo cola y no sale nada de comida.