Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro estadounidenses mueren en un atentado suicida con bomba en Afganistán

Cuatro estadounidenses --tres militares y un trabajador civil de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID)-- y un afgano murieron este jueves como consecuencia de un atentado con bomba perpetrado por un suicida en la provincia de Kunar, en el noreste de Afganistán.
En un comunicado que apenas aporta detalles sobre lo ocurrido, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, condena el ataque, en el que fallecieron "el miembro del servicio exterior de la USAID Ragaei Abdelfatá, tres militares de la ISAF (la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad) y un civil afgano" (un intérprete) y además resultó herido otro miembro del servicio exterior del Departamento de Estado.
"En nombre del presidente (Barack) Obama y del pueblo americano, he transmitido mis profundas condolencias a la familia de Ragaei y a toda la Misión de Estados Unidos en Afganistán", añade.
El Departamento de Defensa, por su parte, ha identificado a los tres militares y ha explicado que murieron a causa de "las heridas que sufrieron al toparse con un insurgente que detonó un 'chaleco suicida'".
Martyn Crighton, portavoz de la ISAF, la misión de la OTAN en Afganistán, ha añadido que varios militares resultaron heridos en el atentado y que "todos los que se encontraban en estado grave fueron evacuados a Alemania".