Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El excuñado del alcalde de Toronto le acusa de haber pagado para darle una paliza en prisión

El alcalde de Toronto, Rob Ford, es el protagonista de un nuevo escándalo, después de que la antigua pareja de su hermana le haya demandado por haber pagado presuntamente para que le dieran una paliza en prisión para evitar que éste revelara sus escarceos con las drogas y con el mundo del hampa.
En su denuncia, que publica este jueves el 'Toronto Star', Scott MacIntyre acusa a Ford, un exjugador de fútbol del Don Bosco y al antiguo entrenador adjunto del club, de haber planeado el ataque en su contra, por el que reclama 3,6 millones de dólares canadienses, 1,2 millones por cada acusado, por daños.
Además, MacIntyre, un abogado penalista, asegura que el ataque en su contra fue planeado en el vídeo dado a conocer el año pasado por este periódico en el que se veía al alcalde de Toronto amenazando con matar a alguien.
El excuñado, que ha reconocido él mismo haber tenido problemas con las drogas, asegura que estaba al tanto de la "asociación con delincuentes para que le facilitaran su abuso con las drogas" desde hace tiempo de Ford, antes de que dicha adicción fuera dada a conocer por la prensa.
La disputa entre ellos se remonta a principios de 2012, cuando MacIntyre acudió a la casa de Ford para reclamarle el dinero que presuntamente le debía su hermana y ambos discutieron duramente, éste amenazó con contar lo que sabía de él, y casi llegaron a las manos, lo que obligó a la Policía a intervenir.
Cuando los agentes llegaron, MacIntyre fue escuchado amenazando con matar al alcalde por lo que fue detenido y se declaró culpable a la espera del juicio. Entretanto, fue recluido en un centro de detención. Aquí, recibió varias advertencias de que mantuviera "la boca cerrada", especialmente por parte de dos antiguos jugadores del Don Bosco. Finalmente, en marzo de 2012, tres hombres le dieron una paliza, entre ellos los dos exjugadores, según su denuncia.
El abogado del alcalde, Dennis Morris, ha rechazado que Ford conspirara para que MacIntyre fuera atacado en prisión. "Es muy irresponsable y falso decir que lo hiciera", ha defendido. Preguntado sobre la acusación de que el vídeo muestra al alcalde amenazando al demandante, Morris ha recordado que Ford "niega que fuera a matar a nadie".