Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exmujer de Mateen asegura que le pegaba, pero que durante su matrimonio no era muy religioso

La exmujer de Omar Mateen, identificado como el responsable de la matanza de la madrugada de este domingo en un club nocturno de ambiente gay en Orlando (Florida), ha asegurado que su exmarido no era una "persona estable" y que le golpeaba".
"Simplemente venía a casa y empezaba a pegarme porque la colada no estaba terminada, o por cosas así", ha afirmado la exesposa de Mateen al diario estadounidense 'The Washington Post'.
Asegura que conoció a Mateen en un servicio de citas a través de internet y que finalmente aceptó trasladarse a Florida para vivir con él. Ambos se casaron en marzo de 2009, aunque se divorciaron dos años después.
"Parecía una persona normal", ha explicado. De hecho, ha asegurado que durante su matrimonio, el que entonces era su marido no era muy devoto y que prefería pasar su tiempo libre trabajando o yendo al gimnasio, pero que en ningún momento había mostrado signos de estar influido por el Islam radical.
"Era una persona muy privada", ha añadido la mujer. Mateen habría tenido un hijo con otra mujer después de separarse, y ésta parece que también lo dejó, aunque el diario no ha podido conseguir ningún comentario al respecto.
"MÁS RELIGIOSO TRAS SU DIVORCIO"
Si bien su exesposa asegura que durante su matrimonio no había indicios de su posible vinculación con una rama extremista de la religión, uno de sus amigos asegura que se convirtió en una persona mucho más religiosa tras su divorcio, y que incluso había peregrinado a Arabia Saudí.
"Era bastante religioso", asegura este amigo, que prefiere mantenerse bajo el anonimato. "Ahora bien, si Mateen tenía simpatía por Estado Islámico u otro grupo terrorista, nunca lo había mencionado", continúa.
Durante varios años, Mateen habría asistido con regularidad al Centro Islámico de Fort Pierce, donde residía, e incluso había estado allí dos días atrás, según ha confirmado el imam Shafiq Rahmán este domingo.
"Era el más tranquilo, nunca hablaba con nadie", explica el imam. "Solía venir, rezar y marcharse. No había ningún signo de que pudiera hacer algo violento", añade Rahmán. No obstante, uno de los hijos del imam, de 20 años, asegura que sí era una persona agresiva. "Simplemente por su comportamiento", explica. "Solía trabajar mucho", añade.