Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Uno de los miembros del grupo de expertos de la ONU que investigará crímenes de guerra declina su nominación

La abogada británico-libanesa Amal Alamuddin, una de las tres personas designadas por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para investigar la supuesta comisión de crímenes de guerra en la última ofensiva israelí sobre la Franja de Gaza, ha comunicado este martes que no puede aceptar la nominación.
Alamuddin ha dicho al presidente del consejo, Baudelaire Ndog Ella, que no podrá trabajar con la comisión debido a otros compromisos profesionales previos, al tiempo que ha dicho no poder aportar su experiencia en el campo del Derecho Internacional.
Los otros dos integrantes de la comisión son William Schabas, un profesor de leyes internacionales en Canadá, y Doudou Diène, de Senegal, que además es relator sobre el racismo, la discriminación racial y la xenofobia.
Este mismo martes, el Gobierno israelí ha criticado la supuesta parcialidad del jefe del grupo de expertos. "El informe (final del grupo de expertos) ya está escrito y la única cuestión es quién lo firmará", ha dicho el Ministerio de Exteriores, según ha informado el diario israelí 'The Jerusalem Post'.
Las críticas de Tel Aviv iban dirigidas contra Schabas, que ejerce como profesor de Derecho Internacional y que ha criticado abiertamente a Israel en ocasiones anteriores.
La comisión internacional deberá entregar sus conclusiones en marzo de 2015 al Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, al que Israel ha acusado de tendencioso.
La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha denunciado que Israel ha desafiado deliberadamente el Derecho Internacional con su ofensiva aérea sobre el territorio palestino, instando a investigar posibles crímenes de guerra.
Pillay, exjueza de la ONU para crímenes de guerra, ha argumentado que las fuerzas israelíes han bombardeado viviendas, colegios, hospitales, campamentos de refugiados y la única planta de energía de la Franja de Gaza.
El pasado 8 de julio las fuerzas israelíes iniciaron una ofensiva aérea sobre la Franja de Gaza en respuesta al incremento del lanzamiento de cohetes palestinos. Desde entonces, 1.938 palestinos y 67 israelíes han muerto. De acuerdo con UNICEF, entre los fallecidos hay 447 niños palestinos.
Los negociadores israelíes y palestinos reanudaron el lunes las conversaciones para pactar un alto el fuego definitivo que sustituya al de 72 horas que declararon el pasado domingo, 48 horas después de que expirase la tregua anterior.