Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un ‘jardín de radicales’ en pleno corazón de Europa

Los ‘guardias de paz’ se mueven con sus chalecos morados, para sembrar por los barrios más vulnerables valores que sensibilicen e impedir así que los jóvenes flirteen con el terror.

En el barrio donde se ha detenido al último sospechoso de los atentados de Bruselas, la gente se siente inquieta.

Cerca de un colegio estaba el piso donde se refugiaba el terrorista Abdeslam y nadie descarta que haya más escondidos.

El mayor temor de los vecinos como Antonio, empresario almeriense afincado en Molenbeek, son los hijos. Aquí los terroristas se esconden en los sótanos.

A Manuel, las granadas de la policía le hicieron saltar, estaba meditando cuando se enteró de que en frente de su casa se ocultaba el fugitivo más buscado de Europa. Como Manuel, todos saben aquí que la gente del barrio los protegía.

El barrio es hermético y protector, un jardín de radicales dicen algunos, pero la yihad ya serpentea hacia otras zonas de Bruselas.