Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 75 soldados filipinos atrapados en el Golán se niegan a entregar sus armas a los rebeldes sirios

Los 75 efectivos filipinos de la misión de la ONU en los Altos del Golán (UNDOF) que se encuentran atrapados desde ayer en sus posiciones tras ser rodeados por rebeldes sirios armados están bien y se niegan a entregarles sus armas, según ha informado este viernes el Ejército del país asiático.
Según ha indicado el Ejército, tras rodear a los 43 cascos azules de Fiyi, que habrían entregado sus armas, los rebeldes sirios "también rodearon las posiciones del contingente filipino" pero "nuestros soldados están preparados y entrenados y son capaces de afrontar estas situaciones" por lo que no han cedido hasta el momento.
El comandante del Centro de Operaciones de Paz del Ejército, coronel Roberto Ancan, ha explicado, según informan los medios locales, que los rebeldes --cuya identidad se desconoce-- también han pedido a los militares filipinos que les entreguen sus armas, pero se han negado.
En este sentido, ha especificado que cuentan con "fusiles de asalto M4, ametralladoras ligeras M60 y pistolas de calibre 45 así como suficiente munición para defenderse" en caso de un ataque.
Por su parte, el portavoz del Ejército, Domingo Tutaan, no ha querido especificar el número de rebeldes sirios que mantienen rodeadas las dos posiciones filipinas --en una hay 40 y en otra 35 militares--. "La seguridad de nuestros cascos azules sigue siendo nuestra principal preocupación", ha indicado, aclarando que se están evaluando "opciones" junto con el mando de la UNDOF.
El miércoles, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos había informado de que milicianos del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, habían tomado el paso fronterizo de Quneitra, en el Golán sirio, arrebatándoselo al Ejército de Bashar al Assad.