Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más del 80% de los franceses ve "esencial" la celebración de primarias para elegir a sus candidatos

La gran mayoría de los franceses, tanto de derechas como de izquierdas, cree que el método de primarias es esencial a la hora de elegir al candidato de su partido para las elecciones generales, según se extrae de la última encuesta publicada por el diario francés 'Le Parisien'.
En concreto, el 85 por ciento de los simpatizantes de la izquierda y el 83 por ciento de los de la derecha cree que este sistema, que Francia importó de Estados Unidos para las elecciones presidenciales de 2012, se ha convertido en algo esencial.
Según recoge 'Le Parisien', los encuestados consideran que es una herramienta "democrática, eficaz" y que favorece tanto los debates como el compromiso con la renovación política.
Eso sí, lo que sí ven los franceses es que esta herramienta es demasiado costosa, si bien los gastos de los candidatos a las primarias de la derecha poco o nada tienen que ver con las decenas de millones de dólares que se gastan figuras estadounidenses como Donald Trump o Hillary Clinton.
No obstante, paradójicamente consideran que las primarias, en lugar de unir a la familia política en torno a un solo candidato, lo que hacen es generar divisiones.
De la encuesta también se extrae que los franceses --el 73 por ciento de ellos, y el 81 por ciento de los socialistas-- desean que la izquierda gala también organice su primaria, como en 2011, algo que puede verse como una desaprobación para François Hollande, a quien no se considera como el candidato natural.
Si pudieran elegir, serían el ministro de Economía, Emmanuel Macron, o el primer ministro, Manuel Valls, los mejores candidatos de la izquierda a ojos de los franceses. Para la derecha, es Alain Juppé el que triunfaría, aún por delante de Nicolas Sarkozy.