Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las fuerzas de Irak arrebatan al Estado Islámico un barrio del sur de Faluya

Las fuerzas gubernamentales iraquíes y las milicias aliadas han logrado este miércoles nuevos avances en el sur de la ciudad de Faluya, arrebatando al grupo yihadista Estado Islámico el barrio de Al Shuhada.
Según las informaciones recogidas por el portal local de noticias Iraqi News, las tropas gubernamentales han entrado en el barrio y han izado la bandera del país sobre varios de sus edificios.
Las fuerzas iraquíes, con la ayuda de milicias chiíes y el apoyo aéreo de la coalición liderada por Estados Unidos, lanzaron una ofensiva el 23 de mayo para recapturar Faluya, la primera de Irak que cayó en manos del Estado Islámico, en enero del 2014.
Naciones Unidas ha revisado al alza este mismo miércoles la cifra de civiles que podrían seguir atrapados en la ciudad, ya que consideran que serían 90.000 y no 50.000 las personas que siguen dentro de la localidad.
La coordinadora humanitaria de la ONU para Irak, Lise Grande, ha admitido que han "subestimado" la cantidad de civiles que siguen bajo el yugo del grupo yihadista. A partir de los relatos de quienes han logrado huir, la organización considera que "se podría hablar de entre 80.000 y 90.000 civiles".
Más de 20.000 personas han logrado escapar de Faluya y han relatado la situación "desgarradora" que se vive en su interior. La ciudad, ubicada a unos 50 kilómetros de Bagdad, se encuentra sitiada desde hace seis meses, por lo que no llegan suministros e incluso se están registrando muertes por inanición.
La ONU ha pedido fondos a la comunidad internacional, ya que sólo ha recibido el 30 por ciento de los 860 millones de dólares solicitados para financiar programas en Irak. "Es difícil entender que se invierta tanto en la operación militar y menos en las víctimas", ha lamentado Grande.