Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 50 funcionarios estadounidenses piden a Obama que ataque a las tropas de Al Assad

Más de 50 funcionarios estadounidenses han firmado un documento interno criticando la política del presidente, Barack Obama, en Siria y reclamando al mandatario que realice bombardeos contra las tropas del mandatario del país árabe, Bashar al Assad.
En el documento, que ha sido facilitado al diario 'The New York Times', sostiene que las políticas de Washington se han visto "superadas" por la violencia en Siria y pide "un uso juicioso del armamento aéreo", argumentando que podría llevar a un "proceso diplomático más liderado por Estados Unidos".
Una decisión de estas características supondría un giro drástico en la postura del Gobierno estadounidense hacia el conflicto, y por el momento no hay pruebas que apunten a que Obama pueda adoptarla.
El mandatario estadounidense ha hecho hincapié en la campaña militar contra el grupo yihadista Estado Islámico, por encima de la posibilidad de un derrocamiento militar de Al Assad, y la vía diplomática parece estancada en estos momentos.
Sin embargo, el documento apunta a una importante división respecto a las políticas de la Casa Blanca respecto al conflicto, que ha dejado alrededor de 400.000 muertos y millones de desplazados.
El mismo ha sido presentado a través del 'canal de disenso', establecido durante la Guerra de Vietnam para que los empleados que estuvieran en desacuerdo con las políticas gubernamentales pudieran protestar ante el secretario de Estado y otros altos cargos sin temor a represalias.
El citado diario ha señalado que, si bien el uso de este canal es habitual, el número de firmas con las que cuenta el documento es muy relevante, apuntando a que podría no tener precedentes.
Los firmantes son, en general, funcionarios de rango medio, la mayoría de ellos diplomáticos de carrera, que han estado involucrados en el diseño de las políticas de Washington hacia Siria durante los últimos cinco años.
Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha declinado hacer comentarios, si bien ha destacado que el titular del departamento, John Kerry, respeta el proceso como una forma de que los empleados "expresen sus puntos de vista político de forma amable y privada".