Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El futbolista Alan Pulido escapó tras arrebatarle un móvil a uno de sus secuestradores

El delantero mexicano del equipo de fútbol griego Olympiacos Alan Pulido, que permaneció secuestrado durante 24 horas en el estado de Tamaulipas, en México, pudo ser rescatado gracias a que logró quitarle el teléfono a uno de sus captores y llamar al número de emergencias, según ha declarado el procurador general de Justicia del Estado, Ismael Quintanilla.
Quintanilla anunció que Pulido se lesionó la muñeca al romper un vidrio con la intención de abrir una de las puertas de la vivienda donde le tenían retenido. El futbolista oyó los coches policiales y creyendo que eran sus secuestradores que regresaban, intentó huir de nuevo.
En una entrevista televisiva con la periodista Adela Micha, Quintanilla ha explicado cómo se produjo el secuestro del futbolista. Al parecer, Pulido salía de una fiesta la noche del sábado cuando fue interceptado por sujetos armados que viajaban en dos vehículos. Los individuos bajaron del vehículo en el que viajaban el deportista y su novia, a la cual no se llevaron y que fue quien dio la voz de alarma, y secuestraron al delantero.
Horas después Pulido se encontraba en una vivienda bajo vigilancia en Ciudad Victoria. En un determinado momento, los hombres que le vigilaban le dejaron solo con uno de ellos, lo que le permitió forcejear con el individuo y sustraerle el teléfono móvil. Llamó al teléfono de emergencias, el 066, y la Policía llegó en "cuestión de minutos", según ha declarado Quintanilla.