Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los gendarmes encuentran ocho bebés muertos en un pueblo al norte de Francia

Efectivos de la Gendarmería francesa han hallado los cadáveres de ocho recién nacidos en una vivienda y un jardín de la localidad de Villers-au-Tertre, al norte del país, cercana a la ciudad de Douai.
Según han informado las autoridades no descartan encontrar más, después de que el sábado se iniciasen la investigación al descubrir dos pequeños cuerpos en otra ubicación, la antigua residencia de los progenitores, a un kilómetro de distancia.
Los padres, de 45 años, permanecen detenidos y a la espera de declarar el jueves.
En dos casas
Fueron los nuevos propietarios del chalet en cuyo jardín aparecieron los restos mortales de dos niños los que alertaron a los gendarmes.
Fuentes citadas por el diario Le Parisien en su página web explicaron que las pesquisas llevaron a los agentes a una segunda vivienda, a apenas un kilómetro de distancia, en la que aparecieron los de los otros seis.
La madre confiesa
La madre, que según la emisora francesa RTL fue interrogada el pasado fin de semana, ha declarado haber "matado a una decena de nacidos de otros embarazos indeseados que ella ocultó sistemáticamente a su marido", según la radio. Se trata de todos los bebés que ha ido teniendo desde 1988 -cuando era ya madre de dos hijos- y a los que fue enterrando en su propio jardín.
Según los vecinos, la policía comenzó las pesquisas después de ser alertados por los nuevos inquilinos de la vivienda, que encontraron en el jardín de su nueva casa algunos huesos de recién nacido. Las investigaciones han permitido encontrar después otros cuerpos en una casa a un kilómetro de distancia de la primera.