Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Tokio pide perdón por usar dinero público para sus vacaciones pero no dimitirá

El gobernador de Tokio, Yoichi Masuzoe, ha pedido perdón este lunes por el uso "inadecuado" de dinero público para costearse las vacaciones y comprar obras de arte, pero ha aclarado que no dimitirá, pese al escándalo que este caso ha supuesto en Japón.
Un medio de comunicación nipón reveló la semana pasada que Masuzoe pagó con dinero público una estancia en un hotel junto a su familia en las vacaciones de Año Nuevo de 2014, en un viaje que, según dos investigadores nombrados por el regidor capitalino, tenía fines privados.
Además, el líder regional --un conocido amante del arte-- compró varias obras a través de Internet tirando de las arcas públicas, según ha informado la televisión pública japonesa, NHK.
Los investigadores han concluido que, si bien se trata de un uso "inadecuado" del dinero público, no es ilegal porque en Japón las leyes no limitan su utilización.
El caso ha generado una enorme polémica, por lo que Masuzoe ha decidido comparecer este lunes ante la prensa para dar explicaciones. "Pido perdón por preocupar al pueblo de Tokio", ha dicho, asegurando que "no hay límite" para su "vergüenza".
El gobernador de Tokio ha prometido devolver todo el dinero y "hacer los máximos esfuerzos para reconducir el Gobierno metropolitano y recuperar la confianza pública". "Aunque sea poco a poco", ha apostillado.
Masuzoe ha descartado dimitir, a pesar de que su antecesor en el cargo, Naoki Inose, tuvo que renunciar por un escándalo de financiación que saltó pocos meses después de que Tokio ganara la nominación olímpica para 2020 y que amenazaba con retrasar los preparativos.