Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobierno de unidad de Libia asegura estar preparado para asumir sus funciones en Trípoli

El Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia ha anunciado este lunes que los preparativos de seguridad han sido completados y que está preparado para ser trasladado a la capital del país, Trípoli, para continuar sus trabajos.
En su comunicado, el gobierno de unidad ha acusado a "una minoría" encabezada por el Gobierno autoproclamado en la capital de "aterrorizar" a la población y "obstruir" el inicio de sus trabajos, según ha informado el diario local 'The Libya Herald'.
Asimismo, ha acusado a las autoridades de Trípoli de "cerrar la navegación aérea" en el oeste del país, asegurando que "ha provocado crisis humanitaria sa los libios que quedaron atrapados en los aeropuertos".
En este sentido, el gobierno de unidad ha hablado de "una clara transgresión de los derechos de los ciudadanos y de las convenciones internacionales" por parte de las autoridades autoproclamadas del país.
El comunicado ha sido publicado horas después de que la Cámara de Representantes --el Parlamento oficial-- haya fracasado una vez más a la hora de celebrar la sesión de votación para respaldar al gobierno de unidad, nuevamente a causa de la falta de quorum.
La aprobación es necesaria para introducir una enmienda a la Carta Magna que haga que el Acuerdo Político para Libia --que contó con la mediación de Naciones Unidas-- y el gobierno de unidad son constitucionales.
EL ACUERDO POLÍTICO
El Acuerdo Político de Libia establece la creación de un gobierno de unidad nacional con un primer ministro de consenso apoyado por un Consejo Presidencial con seis viceprimeros ministros y tres ministros, que ya han sido elegidos.
El pacto también contempla la creación de un Consejo de Estado, que será un órgano consultivo integrado por unos 150 representantes que proceden del Congreso General Nacional de Trípoli.
El Parlamento, por su parte, quedará constituido por los miembros de la Cámara de Representantes de Tobruk, mientras que el Gobierno todavía no tiene asignada su sede. Las nuevas autoridades tendrán que alcanzar algunos acuerdos de seguridad para poder establecer en un futuro próximo la sede del Ejecutivo en Trípoli.
El acuerdo ha contado con el respaldo de más de cien representantes de las delegaciones gubernamentales de Tobruk y Trípoli, aunque no con la firma de los presidentes de las dos cámaras legislativas.