Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre de 24 años muere por sobredosis de trabajo

Muere de un infarto con 24 años por sobredosis de trabajo. Un tribunal de Kioto, al sur de Japón, ha condenado a los propietarios de una cadena de restaurantes a indemnizar con 80 millones de yenes (unos 725.000 euros) a los familiares de un empleado que murió por "exceso de trabajo" o "karoshi".
Motoyasu Fukiage hacía una media de 112 horas a la semana en un trabajo que le obligaba mucho tiempo de pie y a realizar un gran esfuerzo físico. Los dueños de los restaurantes japoneses Nihonkai Shoya fueron declarados responsables de la muerte en 2007 del joven que trabajaba en uno de sus locales, según publica el portal de noticias . Japan Today
Fukiage falleció de un ataque al corazón mientras dormía en su casa, a los cuatro meses haber empezado a trabajar en el restaurante.
Según el tribunal, el joven sufrió el infarto a causa de su empleo, que le obligaba a pasar numerosas horas de pie y realizar un gran esfuerzo físico cada día.
Ya en diciembre de 2008 los inspectores de trabajo regionales reconocieron que la muerte de Fukiaje estuvo relacionada con su empleo. Para los jueces, el grupo Daisyo, propietario de la cadena, no cumplió con su obligación de controlar las horas de trabajo de sus empleados.
Se trata de la primera sentencia en Japón en el que los directivos de un grupo deben pagar una indemnización por una muerte a causa de exceso de trabajo.
En Japón, donde las horas extra son algo más que habitual en casi todos los empleos, casi el 11% de la población activa asume horarios laborales de hasta doce horas.
El año pasado la mayor federación empresarial de Japón, Keidanren, puso en marcha una campaña para que las empresas liberen a sus trabajadores de las largas jornadas, aprovechando los recortes de producción impuestos por la crisis.
La muerte por una jornada laboral excesivamente larga es un problema conocido como "karoshi" en Japón.
El pasado marzo, el Gobierno nipón recomendó a las empresas a que animen a su plantilla a tomarse dos semanas seguidas de vacaciones para tratar de evitar los problemas relacionados con esta sobredosis de trabajo.
Según los últimos datos oficiales, la media de vacaciones de un trabajador japonés en 2008 fue de 8,5 días, el 47,4% de los 18 días de que disponían legalmente.