Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un incendio en un club nocturno en los Urales causa al menos 109 muertos

Al menos 109 personas murieron y unas 130 resultaron heridas en un incendio anoche en un club nocturno de la ciudad de Perm, al pie de los montes Urales, lo que supuso el mayor siniestro de esta naturaleza ocurrido en Rusia.
Las autoridades rusas temen que el número de fallecidos pueda aumentar en las próximas horas, pues de los 88 heridos graves hospitalizados, 59 se encuentran con respiración asistida, según informó hoy la ministra de Sanidad, Tatiana Gólikova, quien se desplazó a Perm.
El incendio fue causado por el uso indebido de fuegos artificiales en el interior del club nocturno "El Caballo Cojo", donde se encontraban cerca de 300 personas, declaró el portavoz del Comité de Instrucción (CI) de la Fiscalía General de Rusia, Vladímir Markin.
Agregó que 98 personas murieron en el lugar del incendio y once en el hospital.
"No ha sido un acto terrorista", subrayó Markin en declaraciones a la agencia Interfax.
Además, el Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia comunicó que sus artificieros examinaron el lugar de los hechos y no hallaron indicios de explosivos.
El titular de esa cartera, Serguéi Shoigu, dijo que en el escenario del club había sido instalado un sistema de fuegos artificiales "que por ningún motivo podía estar allí".
"¡Señores, hay un incendio! ¡Tenemos que abandonar el local!", se oye la voz de un hombre por los altavoces cuando empezó el fuego, según las imágenes de vídeo captadas en el club y difundidas por la televisión rusa.
El portavoz del CI agregó que la mayoría de las víctimas murieron a consecuencia de quemaduras, asfixia y aplastadas cuando trataban de huir del local.
La tragedia se produjo cuando en el "El Caballo Cojo" se celebraba una fiesta con motivo del octavo aniversario de su inauguración.
Entre los asistentes a la fiesta había al menos dos extranjeros ya que el ministro del Interior ruso, Rashid Nurgalíev, dijo que dos ciudadanos españoles, a quienes no identificó, salieron ilesos del incendio.
"Los sacaron rápidamente del club, no sufrieron heridas y se encuentran en su hotel", dijo Nurgalíev a la prensa en Perm, citado por Interfax.
Uno de los propietarios del club, Anatoli Zak, y su administradora fueron detenidos poco después por la policía por la responsabilidad que pudieran tener en el siniestro.
El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, pidió "castigar con todo el peso de la ley" a los culpables de la tragedia, en una videoconferencia con las autoridades de Perm y altos funcionarios federales enviados a esa ciudad.
En las imagines ofrecidas por la televisión rusa, el jefe del Kremlin acusó a los dueños del club de negligencia criminal.
"Creo que, en primer lugar, (los dueños del club) no tienen seso ni conciencia y, en segundo, que se han mostrado absolutamente indiferentes ante lo ocurrido. Según la información que he recibido, se dieron a la fuga", dijo el presidente.
Según Medvédev, los propietarios del establecimiento hicieron caso omiso de las advertencias de las autoridades sobre la necesidad de cumplir las medidas de prevención de incendios.
El jefe de Estado insistió en que se debe prestar todo tipo de asistencia médica a los heridos sin reparar en gastos y ordenó a su ministra de Sanidad "no ahorrar en aviones ni traslados".
Aunque en un primer momento, el gobernador de la región de Perm, Oleg Churkunov, aseguró que los hospitales locales están en condiciones de atender a los heridos y no era necesario trasladarlos a otras ciudades, 19 de ellos ya han sido enviados en avión a Moscú.
El presidente ruso decretó para el próximo lunes un duelo nacional en memoria de las víctimas del siniestro.
En la región de Perm, por decisión de sus autoridades, el duelo tendrá una duración de tres días.