Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 piden incluir la inmigración y la seguridad en la nueva política de ayuda al desarrollo

La UE estudia crear una nueva Facilidad para atraer a la inversión del sector privado para proyectos de desarrollo
Los responsables de Desarrollo de los Veintiocho han lanzado este jueves el proceso para revisar la política europea de ayuda al desarrollo que data de 2005 para adaptarla a la nueva agenda post 2030 y se han mostrado partidarios de incluir en la nueva política aspectos como la inmigración y la seguridad, pero también de implicar más al sector privado en el desarrollo.
"Junto con los ministros hemos visto que hay un creciente consenso y tendencia de incluir en nuestra política de desarrollo aspectos relacionados con cuestiones tradicionalmente menos relacionadas con el desarrollo como la inmigración y la seguridad", ha explicado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en rueda de prensa al término de la reunión de los Veintiocho.
Mogherini ha insistido en que la política de desarrollo deber ser "más completa" e "incluir cuestiones relacionadas con el desarrollo e inmigración y el desarrollo y la seguridad".
"Necesitamos una gestión común de los flujos", ha insistido la jefa de la diplomacia europea, que ha dejado claro que ello puede traducirse en un beneficio tanto para los países de origen, como de tránsito y de destino.
Mogherini ha asegurado que la UE está "empezando a ver los primeros resultados" para afianzar la cooperación en inmigración con algunos países determinados, fundamentalmente de África.
Así ha recordado que la UE ha acordado "mantener misiones de identificación con algunos países" como Etiopía, Malí, Ghana y Costa de Marfil, "el primer paso para identificar a los ciudadanos que luego podrán ser devueltos a sus países de origen", mientras que "Pakistán se han comprometido a aplicar plenamente el acuerdo de readmisión" de inmigrantes irregulares y se ha acordado negociar uno con Nigeria.
También ha lanzado un diálogo hace "varios meses" con Afganistán para gestionar de forma conjunta los flujos de migración, ha precisado Mogherini, que ha subrayado el problema de los menores no acompañados que viajan a Europa y sus "historias terribles".
PAISES PRIORITARIOS PARA COOPERAR EN INMIGRACIÓN
La UE está trabajando de hecho en "paquetes específicos" para "16 países prioritarios", fundamentalmente de África y Asia, con "algunos elementos que pueden animar a los países de origen y tránsito a tener una cooperación fructífera" en la gestión de la inmigración, ha explicado Mogherini, que ha insistido en que ello pasa por promover canales legales para la inmigración y también atajar las mafias que trafican con inmigrantes.
Se trata de Marruecos, Argelia, Túnez, Nigeria, Níger, Malí, Senegal, Somalia, Afganistán, Pakistán, Ghana, Costa de Marfil, Sudán, Etiopía y Eritrea.
El comisario de Desarrollo, Neven Mimica, ha agregado por su parte que los Veintiocho han "aceptado" que la nueva política europea de desarrollo debe reforzar el nexo "entre paz, seguridad y desarrollo; inmigración y desarrollo y el nexo entre las acciones humanitarias y el desarrollo" y ha rechazado que la política de retorno de irregulares de la UE vaya a reducir "sustancialmente" las remesas que envían los inmigrantes a sus países de origen.
NUEVA FACILIDAD PARA ATRAER INVERSIONES DEL SECTOR PRIVADO
También ha precisado "la mayoría, sino todos los ministros de Desarrollo habló de la necesidad de tener algún tipo de implicación del sector privado a través de facilidades flexibles" para atraer la inversión privada para apoyar "infraestructuras y proyectos de desarrollo" en los países socios y ha recalcado que si se implica al sector privado en combinación con los fondos de la UE y las instituciones financieras el impacto de la ayuda europea al desarrollo, que se situó en 69.000 millones de euros el año pasado, podría ser "diez o 15 veces más".
"Esta mezcla de financiación será una parte importante del nuevo consenso", ha admitido, al tiempo que ha avanzado que el Ejecutivo comunitario presentará "en noviembre" una propuesta para "el nuevo consenso europeo", como se conoce en la jerga comunitaria los principios que enmarcan la política europea de desarrollo, de cara a negociarlo con los Veintiocho y la Eurocámara.
De hecho, la UE estudia la creación de "una nueva facilidad europea de inversión mixta para inversiones estratégicas" en terceros países y ya está en discusiones con el Banco de Inversiones Europeo para ver cómo se podría lanzar. "Esto está ahora sobre la mesa", ha explicado Mimica.
Unos 750 millones de euros ya han sido movilizados al margen para proyectos destinados a atajar las causas en la raíz de la inmigración a través del fondo de emergencias para África creado con 1.800 millones de euros.
Mogherini ha rechazado que la ayuda europea sea para compensar a los países para que acepten la devolución de sus nacionales y ha insistido en que la ayuda europea se centra en "mejorar las condiciones de vida" de la población local. "No es para compensar", ha insistido.
Finalmente, los Veintiocho han acordado seguir avanzando en la programación conjunta de su ayuda al desarrollo, para ganar en eficacia e impacto y reducir la fragmentación de la ayuda y duplicidades.
La programación conjunta se da ya en 25 países de un total de 55 países en los que se prevé promoverla de forma "voluntaria", ha explicado Mogherini, que ha avanzado que se comenzará a trabajar "a partir de mañana" en la programación conjunta de la ayuda para países como Afganistán, Etiopía y Malí, entre otros.