Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una infiltración en las FARC terminó con el secuestro de Betancourt y otros 14 rehenes

La 'Operación Jaque', puesta en marcha por el Ejército colombiano después de infiltrarse en la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), culminó poco después del mediodía con el rescate del grupo de quince secuestrados. Entre ellos estaba Ingrid Betancourt, cautiva desde hace seis años.
El prolongado secuestro de Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y once policías y militares que pasaron años en manos de la guerrilla de las FARC, ha finalizad con una operación de rescate en la que fueron liberados por el Ejército colombiano sin disparar un solo tiro.

Betancourt, los estadounidenses Thomas Howes, Keith Stansell y Marc Gonsalves, así como once policías y militares, algunos de los cuales llevaban más de diez años en poder de las FARC, fueron recogidos en un helicóptero en una remota localidad entre los departamentos selváticos de Guaviare y Vaupés (sureste), y trasladados luego a una base militar.

La noticia que durante años esperaron los colombianos y la comunidad internacional la dio en Bogotá el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, quien destacó de entrada que los liberados están "sanos y salvos". "Esta operación que se denominó 'Jaque' no tiene precedentes y deja muy en alto la calidad de las fuerzas militares colombianas", ha señalado.
Operación Jaque

El ministro ha explicado que en la operación "se logró infiltrar la primera cuadrilla de las FARC", que durante los últimos años había mantenido a numerosos secuestrados en su poder, repartidos en tres grupos. Según Santos, los militares infiltrados convencieron al "Comandante César", encargado de la custodia de los secuestrados, de reunirlos en un grupo para trasladarlos a un lugar donde quedarían a órdenes del alias "Alfonso Cano".

"Cano" asumió hace sólo unos meses la jefatura de las FARC en reemplazo de su fundador, Pedro Antonio Marín, alias "Manuel Marulanda" o "Tirofijo", muerto en marzo pasado al parecer de causas naturales.

El "Comandante César" y otro rebelde aceptaron viajar en el helicóptero que llevaría a los rehenes hasta donde "Cano", y una vez en el aire la tripulación anunció que en realidad eran militares y arrestaron a los dos guerrilleros. El helicóptero hizo una escala en San José del Guaviare, capital del departamento del Guaviare, desde donde -según fuentes militares- salió hacia la base militar de Catam, en la capital colombiana.

El rescate de los quince secuestrados, que formaban parte del grupo de 40 políticos, extranjeros, militares y policías que las FARC pretendían canjear por unos 500 rebeldes presos, fue recibido con júbilo en el país y el exterior. MLS