Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los investigadores de la ONU piden a las partes en Siria que cesen los ataques contra civiles

La Comisión Internacional de la ONU para Siria de la ONU ha condenado este miércoles la ola de ataques que se han producido en las últimas semanas contra objetivos civiles en el país y ha reclamado a todas las partes implicadas en el conflicto a que cesen dichos "ataques ilegales".
En un comunicado, ha denunciado el bombardeo contra el hospital Al Quds en Alepo del 27 de abril y la media docena de ataques contra otras instalaciones médicas en la zona que dejaron decenas de víctimas civiles y de personal médico, así como los bombardeos aéreos contra mercados, panaderías y una estación de agua. Igualmente, ha criticado el bombardeo del 5 de mayo contra un campo de desplazados en Idlib.
"Estos incidentes demuestran el hecho innegable de que este conflicto ha ejercido repetidamente su carga más pesada sobre los civiles", ha lamentado el presidente de la comisión, Paulo Pinheiro, que ha denunciado que en Siria se ha violado repetidamente el Derecho Internacional Humanitario.
En su opinión, forma parte de "una tendencia bien establecida de atacar ilegalmente instalaciones y personal médico, lugares de refugio e infraestructura necesaria para la vida civil".
En este sentido, la Comisión ha llamado a todas las partes a cesar los ataques ilegales contra zonas civiles, especialmente lugares humanitarios y especialmente protegidos en virtud del Derecho Internacional, como son los hospitales, y ha advertido de que atacar estos objetivos ilegales puede constituir crímenes de guerra.
"La falta de respeto de las leyes de la guerra debe tener consecuencias para sus perpetradores", ha sostenido Pinheiro. "La rendición de cuentas debe formar parte del proceso de devolver a Siria a la paz", ha añadido, incidiendo en que "hasta que la cultura de impunidad sea eliminada, los civiles seguirán siendo atacados, siendo víctimas y brutalmente asesinados".
La Comisión fue establecida por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en agosto de 2011 para investigar todas las violaciones del Derecho Internacional Humanitario y crímenes de guerra e identificar de ser posible a sus responsables. Está compuesta, además de por Pinheiro por Karen Koning AbuZayd, Carla del Ponte y Vitit Muntarbhorn.