Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un militar turco y un miliciano, muertos en combates entre el Ejército y el PKK en el sureste de Turquía

Un soldado turco y un miliciano han muerto en combate con miembros de la guerrilla del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en el distrito de Nusaybin, provincia de Mardin, en el sureste de Turquía de mayoría kurda.
El soldado resultó gravemente herido durante una operación contra el PKK y más tarde falleció en el hospital, ha informado la agencia de noticias turca, Anatolia, que cita un comunicado del Estado Mayor del Ejército turco.
La operación en la que se enmarca este incidente, Atmaca-7, pretende destruir bombas caseras, rellenar trincheras excavadas por los milicianos y restablecer el orden público.
Anteriormente, el Ejército turco había informado de la muerte de 16 milicianos del PKK en una operación respaldada desde el aire en la frontera iraní y de la de otros seis milicianos en otros puntos del sureste.
La operación apoyada por la Fuerza Aérea ha tenido lugar en Yuksekova mientras que los otros seis milicianos han muerto en combates cerca de las fronteras con Siria e Irak, según el comunicado del Ejército, que precisa que los choques tuvieron lugar el domingo.
Más de 4.500 integrantes del PKK y más de 440 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en enfrentamientos o como consecuencia de ataques desde el comienzo de la operación de seguridad en las regiones de mayoría kurda de Turquía, a mediados de diciembre. Además, las autoridades han impuesto el toque de queda en las zonas más afectadas por los combates, incluidos núcleos urbanos enteros.
En julio se rompió el alto el fuego pactado por el PKK y Turquía en el marco de unas negociaciones de paz que pretendían cerrar un conflicto que se ha cobrado más de 40.000 vidas desde que estalló, en 1984. El alto el fuego estuvo en vigor dos años.