Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El presidente de Sudáfrica evita culpar a la Policía por las muertes de 34 mineros

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, ha anunciado este viernes la instauración de una comisión de investigación para esclarecer las "trágicas" 34 muertes ocurridas el jueves en una mina del noreste del país, aunque ha evitado poner en cuestión la labor de la Policía al asegurar que "no es un día para la culpa".

"Tenemos que descubrir la verdad de lo que ocurrió. He decidido constituir una comisión de investigación", ha explicado Zuma, que ha acortado su viaje a una cumbre regional celebrada en Mozambique para visitar la zona donde se produjeron los hechos.
La jefa de la Policía sudafricana, la comisaria Riah Phiyega, ha confirmado que 34 personas murieron y otras 78 resultaron heridas cuando los agentes intentaban dispersar a 3.000 mineros armados con palos y machetes. Phiyega ha cifrado en 259 los arrestos producidos a lo largo de la jornada.
"Los agentes de Policía tuvieron que emplear la fuerza para protegerse de los grupos atacantes", ha justificado la comisaria Phiyega, que ha incidido en que los policías actuaron en todo momento en defensa propia tras ser atacados por manifestantes armados.
Zuma también ha alegado que la Policía "tiene que actuar en situaciones difíciles". "Hoy no es un día para la culpa, para señalar o recriminar", ha añadido el mandatario, que ha evitado cualquier crítica contra la Policía y ha abogado por "restaurar la calma" en la zona.
"Hoy es el día para recordarnos a nosotros mismos nuestras responsabilidad como ciudadanos", ha señalado el presidente, según la radiotelevisión pública BBC.
Huelga
La huelga comenzó la semana pasada y, hasta el jueves, se había cobrado diez vidas, incluidas las de dos policías. Los mineros reivindican que su salario, que oscila entre 4.000 y 5.000 rand (entre 392 y 491 euros), pase a ser de 12.500 rand (1.227 euros).
Sin embargo, tras el paro también subyacen disputas entre el Sindicato Nacional de Mineros (NUM) --aliado del Gobierno-- y la Asociación de Mineros y Trabajadores de la Construcción (AMCU), de carácter más radical.