Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un movimiento secesionista de Biafra amenaza con tomar las armas

El Movimiento por la Consecución del Estado Soberano de Biafra (MASSOB) ha amenazado este martes con tomar las armas después de la muerte de manifestantes durante una protesta celebrada el lunes en la localidad nigeriana de Asaba (sur).
Según las informaciones del jefe de prensa de la Policía en el delta del Níger, Chales Muka, los enfrentamientos se han saldado con la muerte de cinco seguidores del MASSOB y dos policías, si bien testigos elevan el número de víctimas a varias decenas.
En su comunicado, el líder de la formación secesionista, Uchenna Madu, ha condenado la "brutalidad y el asesinato no provocado de manifestantes no violentos" durante el aniversario de la Declaración de Biafra.
"Esto muestra su falta de profesionalidad y actitud primitiva, así como el alto nivel de odio étnico, religioso y patológico hacia el pueblo de Biafra por parte del Gobierno de Nigeria", ha criticado, según ha informado el diario local 'Vanguard'.
Por ello, Madu ha sostenido que "el asalto brutal contra la gente de Biafra es un llamamiento indirecto para que los manifestantes no violentos tomen las armas para restaurar Biafra". "Así, responderemos a esa llamada", ha remachado.
Por su parte, el Ejército ha justificado su actuación durante los disturbios que estallaron durante la manifestación, argumentando que recurrió a la defensa propia y recalcando que el puente en el que se produjeron los enfrentamientos "es de una importancia estratégica".
El MASSOB lucha por la independencia de la comunidad Igbo, el tercer grupo étnico más importante del país, con cerca de 40 millones de personas (sobre un total de 128 millones de nigerianos).
Biafra fue escenario de un sangriento conflicto entre separatistas y tropas federales entre 1967 y 1970, que provocó la muerte de cerca de un millón de personas, en gran parte civiles, a causa de la violencia, el hambre y las enfermedades.